Pesadillas para adultos

He crecido leyendo los libros de la saga ‘Pesadillas’ de R.L. Stine y, de hecho, fue gracias a ellos (y a películas como ‘Pesadilla en Elm Street’) por lo que me empecé a interesar por el mundo del terror. La nostalgia me puede y echo mucho de menos recorrerme la biblioteca municipal en busca de libros nuevos de ‘Pesadillas’. Por eso, no pude evitar ver como la fan más fiel la película homónima de 2015 basada en esta colección de terroríficos libros infantiles y en la figura de R.L. Stine, un film bastante mejorable pero entretenido.

Películas frikis aparte, hace poco he tenido el placer de leer ‘Superstitious’, la primera novela de terror para adultos de R.L. Stine. A pesar de que se publicó en el año 95, desconocía por completo su existencia y me llevé una gran sorpresa al localizar un ejemplar en la biblioteca. No sabía lo que me iba a encontrar ni si el estilo del autor diferiría mucho con su narración en ‘Pesadillas’, su serie de libros juvenil. Pero sí, la diferencia es evidente y en ‘Superstitious’ vemos a un escritor mucho más diabólico, sanguinario y morboso. Y eso, por supuesto, es de agradecer.

R L Stine pesadillas terror

Robert Lawrence Stine, el creador de nuestras pesadillas

Al más puro estilo de ‘Los crímenes de Oxford’, pero mucho más salvaje, ‘Superstitious’ tiene como escenario un campus universitario donde tienen lugar violentos y sangrientos asesinatos. Sara Morgan elige precisamente este momento para regresar a la universidad y volver a estudiar, lugar donde conoce al profesor Liam O’Connor. Su acento irlandés y sus supersticiones son rasgos que a Sara le parecen encantadores y hacen que se enamore de él, pero los crímenes del campus y otros sucesos aún más inquietantes empañan esta historia de amor idílica.

Aunque esta novela no tuvo tan buena acogida como los libros de ‘Goosebumps’ (‘Pesadillas’), éxito difícil de superar, merece la pena leer al R.L. Stine más maduro en una historia a la que no le falta detalle: violencia, sexo (¡y rock and roll!) y sucesos paranormales.

Nota: En España podéis encontrar el libro traducido como ‘Superstición diabólica’.

Anuncios

El éxito de SAW.

SAW. Tras estas tres letras se esconde todo un fenómeno fan amante de la larga saga (nada más y nada menos que 7 películas).
Aunque hay diversas opiniones, hay que decir que, en general, el éxito de la serie cinematográfica ha aguantado hasta el final. A pesar de que algunos fans consideraban que las películas ya se repetían un poco, lo cierto es que la intriga ha permanecido hasta el final, o al menos las torturas de los films han sido lo suficientemente llamativas para seguir despertando interés.

La película tiene su argumento ( aquí podéis leer cómo comienza la historia y clickar los enlaces de la sinopsis del resto de películas: http://es.wikipedia.org/wiki/Saw ), pero hay que reconocer que lo que más recuerda la gente son las sangrientas torturas maquinadas por Jigsaw.

No obstante, muchos críticos de la industria del terror aseguran que estos films no pueden considerarse precisamente películas de miedo. Más bien lo consideran películas en las que lo que se valora es la sangre, la tortura, lo gore. De hecho, mucha gente se pregunta como, a falta de intriga, la saga ha podido subsistir y alimentar el hambre voraz de su legión de fans, creando nuevas muertes horripilantes.

¿Por qué SAW tiene tanto éxito? ¿Han sabido reinventarse y adaptarse a los gustos de los fans? ¿Qué ven los fans en películas basadas en torturas? ¿7 películas dan para tanto?

Realmente, si SAW ha seguido teniendo éxito tras 7 entregas y ha creado un auténtico fenómeno fan es porque la gente es morbosa por naturaleza. Sí, así es. Muchos lo negarán, pero ante escenas de sexo o de escabrosas y macabras muertes, el espectador no se despega de la pantalla.
Si no lo creéis, comprobadlo. Entrad en cualquier periódico digital, sobre todo en el apartado de Sucesos, y veréis qué noticias son las que más os atraen. Sí, aquellas más extrañas, estrambóticas y de asesinatos dignos de películas de suspense y de terror. Pues en la cultura, y más concretamente en el cine, pasa lo mismo.
¿Qué tiene de divertido ver morir a gente torturada? Puede sonar muy fuerte, pero algo tiene, porque atrae a gente. El morbo está ahí, y posiblemente ante películas de terror con argumentos más elaborados e intricados SAW gane el asalto con sus ya míticas torturas, porque lo que el gran público demanda es sangre, sufrimiento y escenas escalofriantes.

tortura de SAW

En esta escena de uno de los films, la gente se amontona para presenciar la horrible muerte del chico. Claro ejemplo de los intereses del gran público, movido por el morbo

Y no hay que pensar que el morbo es malo. Simplemente, está ahí, y es uno de nuestros intereses (al menos de la mayoría de la gente).

Es inevitable que los argumentos se repitan o sean típicos, y es más difícil reinventarse en ese aspecto que en crear nuevas muertes, tarea más sencilla. Aun así, y como total opinión personal, me parece admirable el trabajo de los productores de la saga, pues el número de torturas que aparecen a lo largo de las 7 películas es inmenso, y aunque algunas han podido resultar simples y repetitivas, en general han tenido mucha imaginación para crear situaciones realmente escalofriantes y no aburrir al espectador.
Además, aunque pueda parecer que estas películas no enseñan nada, lo cierto es que la saga SAW tiene una especie de moraleja: todo ocurre por alguna razón, y toda acción tiene sus consecuencias. Es decir, toda persona que haga daño a alguien, puede ser pagada con la misma manera en un futuro. Vamos, que Jigsaw es concebido por muchos como una especie de justiciero sangriento. Una especie de vendetta desviada hacia su lado más oscuro…

SAQ

Y vosotros, ¿sois fans de SAW? ¿Qué opináis de su éxito? ¿Incluiríais esta saga en el cine de terror o creéis que pertenece a otro género? Podéis opinar cuando queráis, queridos zombies.

¡Ah! Y aunque no tenga demasiado que ver, me gustaría destacar una cosa: la banda sonora. Es un detalle esencial en toda buena película que se precie, y lo cierto es que la BSO de SAW ha sabido ganarse al público y constituye uno de los símbolos de las películas. Inquietante y arrolladora, la banda sonora de SAW siempre despide cada película. Y hoy, también nos despedimos con esta terrorífica y sangrienta melodía.