¿Por qué mis series favoritas son de terror?

Me he percatado de algo: la mayoría de series que sigo son de terror. Es algo que no puedo evitar. Donde esté un buen drama macabro o una comedia terrorífica, que se quite todo lo demás. Así que, sin más dilación, os dejo algunas recomendaciones especialmente dedicada a los seriéfilos amantes del género de terror:

1. The Walking Dead (AMC)
Sí, soy consciente de que ‘The Walking Dead’ es un producto de masas, una serie seguida por millones de espectadores como, por ejemplo, ‘Juego de Tronos’. Aun así, yo no me cansaré nunca de recomendarla a todos aquellos que, por increíble que parezca, todavía no han visto ni un solo capítulo. A lo largo de sus 7 temporadas, ‘The Walking Dead’ ha sabido renovarse y no perder el ritmo, fidelizando a una audiencia que sigue la serie no solo por sus genialmente caracterizados zombies, sino por unos personajes con los que es fácil empatizar y a los que duele mucho verles morir en pantalla.

personajes-the-walking-dead-series-terror

2. Penny Dreadful (HBO)
Amo esta serie porque ha sacado de los libros clásicos de terror a personajes como Drácula, Frankenstein o Dorian Gray para protagonizar una trama gótica de lo más emocionante. La serie recrea a la perfección el Londres más tenebroso del siglo XIX, todo ello con un reparto estelar claramente dominado por la gran Eva Green.

penny dreadful-series-de-terror

3. Scream Queens (FOX)
Reconozco que a veces me pongo muy pesada con esta serie, pero es que no me puede gustar más. Para mí es de las mejores comedias de los últimos años y un genial homenaje al género slasher. Tiene un regusto noventero afrodisíaco y cuenta con actores míticos como Jamie Lee Curtis o John Stamos. Si queréis saber más sobre la serie protagonizada por las insoportablemente divertidas Channels (Emma Roberts, Abigail Breslin y Billie Lourd), aquí podéis leer más.

scream-queens-series-de-terror

4. Bates Motel (Universal)
Quién tras ver ‘Psicosis’, una de las películas más famosas de Alfred Hitchcock, sintiera curiosidad de saber más sobre la relación entre Norman Bates y su madre, esta es su serie. ‘Bates Motel’ es una precuela del clásico de Hitchcock ambientada en la actualidad, pero plagada de guiños a los años 60. También os he hablado antes de ella por aquí.

bates-motel-series-de-terror-recomendaciones

5. Stranger Things (Netflix)
Había pensado en reservar mi quinto puesto de series a ‘Hannibal’ o a ‘American Horror Story’, pero creo que el fenómeno ‘Stranger Things’ debía tener su lugar en esta lista. Es cierto que es más una serie de ciencia ficción que de terror, pero en ella abundan referencias a iconos del cine de horror como ‘Alien’ o ‘Jaws’. A todo esto hay que sumar su tétrica estética y su macabro monstruo protagonista, el Demogorgon.

stranger-things-joyce-series-de-terror

Espero que os haya gustado este repaso por mis series de terror favoritas. ¿Me recomendáis alguna más?

P.D: Sé de una serie que posiblemente ocupe un lugar en futuras listas y, por supuesto, en mi corazón. Se trata de ‘Santa Clarita Diet’, la última apuesta de Netflix que podremos ver a partir de febrero. Ya os contaré, amigos.

Anuncios

Quiero ser Vanessa Ives

Hace un par de días me preguntaron por mis tres personajes de serie favoritos. El primero lo tuve claro: Daryl Dixon (‘The Walking Dead’). Para elegir un segundo personaje, recordé una de las series de mi adolescencia, ‘The O.C’, con la que conocí al actor Adam Brody, que me enamoró interpretando al adorable freak Seth Cohen. Y, cuando llegó el momento de elegir un tercero, en mi mente apareció la imagen de ella. ‘Penny Dreadful’ me gustó desde el principio y Vanessa Ives atrajo toda mi atención, desviándola incluso del dulce rostro de Dorian Gray o del rudo encanto de Ethan Chandler. Vanessa es la indiscutible protagonista de la serie (y ahora también de mi vida).

Hace bastante que no actualizo el blog y creo que no hay mejor forma de retomarlo que hablando de Miss Ives. He visto pocos personajes tan magnéticos como ella, que den tanta fuerza a una serie. Vanessa, yo quiero ser como .

Me gustas por tus modales, por tu forma de bucear en lo más alto de la sociedad británica envuelta en sobrios pero elegantes vestidos y con un regusto a champán en los labios. Con esos mismos modales te adentras también en los recovecos más oscuros de Londres, donde seres sin escrúpulos y con un pasado que ocultar vagan entre las sombras.

vanessa ives

Me gustas por tu sensibilidad, por tu amor hacia la cultura y la poesía, por tu delicadeza y porque aprecias detalles que para muchos pasan desapercibidos. 

Me gustas porque eres una mujer fuerte y decidida que no necesita que ningún hombre cuide de ella o la rescate. Eres tú quién salva vidas, quién camina hacia el bien a pesar de las tentaciones del mal.

vanessa ives y clare penny dreadful

Me gustas porque no tienes prejuicios hacia nada ni hacia nadie. Valoras el fondo de las personas y no las cicatrices de su rostro. Ves belleza donde otros solo ven horror.

Me gustas porque eres una mujer libre. A veces eres como una ola desbocada que se estrella en las rocas con pasión y disfrutas del sexo sin pensar en el mañana. Otras veces, eres soñadora y le das una oportunidad al amor, a compartir la vida con alguien. Pero siempre eres la dueña de tu destino.

vanessa ives y dorian gray penny dreadful

Me gustas porque eres tú misma, por tu mirada verde azulada, por tu sonrisa torcida. Me gustas incluso cuando estás poseída, muy lejos de este mundo. Me gustas porque emites luz propia, una luz oscura y contundente.

Me gustas porque eres poderosa, porque para ti no hay poder más fuerte que la lealtad.

vanessa ives gif

El género de terror, un eterno marginado

Sé que hace mucho tiempo que no escribo, pero a veces los quehaceres universitarios me lo impiden. Sin embargo, hoy he estado reflexionando sobre algo que me gustaría compartir aquí: el género de terror está tremendamente infravalorado. Esto no quiere decir que no haya muchos seguidores de este género -que, de hecho, los hay-, pero a pesar de su éxito entre el público, la crítica -e, incluso, hasta el propio público- lo percibe como un género ‘menor’.

Hablemos, por ejemplo, de literatura. En una conversación con amigos o conocidos, es fácil que se enorgullezcan de haber leído ‘Los Miserables’, ‘Oliver Twist’ y hasta sagas juveniles como ‘Harry Potter’, pero rara vez alguien cita algún libro de terror como lectura preferida. Si acaso, algunas obras míticas de Stephen King como ‘Carrie’. ¿Quiere decir esto que en el género de terror no se hace buena literatura y que, por tanto, el estilo de sus escritores no es cuidado y merecedor de alabanzas? En mi opinión, no. Hay escritores de terror que no tienen nada que envidiar a los pertenecientes a los ‘géneros mayores’, como es el caso de Joe Hill, cuyo estilo literario me parece impecable. De hecho, los escritores de este género lo tienen más difícil, porque no es nada sencillo conseguir que un lector sienta miedo al leer. En mi opinión, es más fácil provocar llanto e incluso risa, pero… ¿miedo? Para eso hay que dominar perfectamente el ritmo de la narración y describir de forma detallada y con un léxico rico y visual los ambientes. A pesar de ello, este talento no es tenido en cuenta, y es algo que no solo podemos observar con autores contemporáneos, sino con algunos clásicos como Bécquer, del que se idolatran sus Rimas y se ignoran mucho más sus Leyendas, a pesar de la maestría que demuestra en ellas. Stephen King define a la perfección esta realidad en una entrevista para Rolling Stone: “Para algunos, si la ficción se convierte en superventas es necesariamente mala. Si algo es accesible para mucha gente, es para tontos, porque la mayoría de la gente lo es. Eso es puro elitismo. No comulgo con ello.”

Con el cine sucede algo muy parecido. Entre las películas favoritas de los cinéfilos rara vez se encuentran producciones de terror, independientemente del tipo que sean -clásicos como ‘La matanza de Texas’ o de estilo gore como ‘SAW’-. A pesar de ello, son películas que han marcado y que están llenas de escenas icónicas como el vídeo de ‘The Ring’ o el momento en el que Regan, la niña poseída por el demonio, baja las escaleras en ‘El exorcista’. Y hablando de ‘El Exorcista’, la cinta de William Friedkin es la única película de terror nominada a la categoría de Mejor Película en los Oscars, un dato que deja claro la consideración que tiene el género entre los críticos. Lógicamente, no digo que todas las películas del género sean de Oscar -de hecho, la calidad de las películas de terror se está resintiendo mucho actualmente y se innova más bien poco en los temas y en la ejecución-, pero muchas sí porque son auténticos espectáculos visuales -tal es el caso de ‘El Resplandor’ de Kubrick- y no deberían quedar relegadas simplemente a los festivales de cine fantástico y de terror como el de Sitges.

"Así que no te gusto, ¿eh?"

             “Así que no te gusto, ¿eh?”

Por suerte, hay un ámbito en el que parece que el género de terror se está revalorizando: el de las series. Ya no es solo que cada vez se produzcan más series de esta temática y que sean un éxito de masas -como por ejemplo, ‘American Horror Story’-, sino que son reconocidas por los críticos –‘The Walking Dead’– y se innova en productos de calidad –‘Bates Motel’ homenajeando a ‘Psicosis’ o la imprescindible ‘Penny Dreadful’-.

Me remito a la tesis de Stephen King para dejar clara mi opinión: porque un producto atraiga al gran público y sirva a la función de entretener, no quiere decir que sea menos valioso o elaborado. Esto es lo que sucede con el género de terror, una creación divina -o diabólica- que alberga auténtica obras de arte y, sobre todo, no deja nunca indiferente.

‘Penny Dreadful’, homenaje al terror visual

Tras meses esperándolo, cuando por fin ha llegado el ansiado verano, a veces no sabemos en qué invertir nuestro tiempo libre. Aprovecho este post para daros una idea: Penny Dreadful.

Seguro que algunos conocéis esta serie cuya primera temporada acaba de llegar a su fin, pero otros no, ya que sus acciones de promoción y publicidad no han sido muy insistentes. Sea como sea, os aseguro que esta serie creada por John Logan (Gladiator, El aviador y El último samurai) y Sam Mendes (American Beauty y Revolutionary Road) no dejará indiferente a nadie y, para mí, ha sido todo un descubrimiento.

Penny Dreadful

Creo que que todos los amantes de la literatura fantástica y de terror disfrutarán con esta producción para el canal Showtime, que si por algo se caracteriza es precisamente por ese “terror visual”. Con esto me refiero a que el objetivo de la serie no es “dar miedo”, sino “hacer disfrutar con el miedo”. A través de míticos personajes como el monstruo de Frankenstein, Penny Dreadful hace gala del terror más sofisticado y muestra con gran belleza y exquisitez las distintas tramas. Precisamente, este es uno de los puntos fuertes de la serie, la convergencia de diversas historias muy conocidas popularmente, que están perfectamente hiladas entre sí.

Y al hablar de su gran poder visual, no podemos obviar el sublime trabajo de ambientación y fotografía. Cada uno de sus ocho capítulos es arte en sí mismo y corresponde a una pequeña píldora de cine. Todos los detalles están perfectamente cuidados, tanto en la vestimenta y maquillaje de los personajes como en los escenarios, que recrean el tenebroso Londres del XIX.

Pero, sin duda, una de las razones principales para ver Penny Dreadful es su reparto. Seguramente lo leeréis en otros artículos y foros, pero si hay alguien que destaca en esta serie es Eva Green (The dreamers, Sin City y Sombras Tenebrosas). La actriz, que interpreta a la misteriosa Vanessa Ives, pasa de dar vida a una distinguida y elegante dama a encarnar a una mujer poseída por el mismísimo demonio. Aun así, tampoco podemos olvidarnos de Josh Hartnett, que aunque no llega a la altura de Eva Green, nos regala una actuación bastante mejor que sus papeles en la industria hollywoodiense. Y, por si fuera poco, algunos rostros poco conocidos del reparto han sido todo un descubrimiento. Tal es el caso de Harry Treadaway, que se pone en la piel del doctor Frankenstein y refleja a la perfección la inocencia y a la vez sangre fría del icónico científico. Lo mismo sucede con Reeve Carney, que interpreta al bello y oscuro Dorian Gray y del que creo que habría sido el protagonista perfecto de la película inspirada en el libro de Oscar Wilde, sin menospreciar a Ben Barnes.

Dorian Gray (Reeve Carney) y Vanessa Ives (Eva Green), un tumultuoso romance en 'Penny Dreadful'

Dorian Gray (Reeve Carney) y Vanessa Ives (Eva Green), un tumultuoso romance en ‘Penny Dreadful’

En definitiva, creo que Penny Dreadful (título que hace referencia a las baratas revistas del siglo XIX que divertían a los británicos con tétricas y sangrientas historias) es toda una joya perfecta para todos aquellos a los que les gusta “saborear” el terror. Aunque se desconoce cuando será emitida en español, os recomiendo que la veais en versión original, y eso que yo disfruto mucho con las series y películas (bien)dobladas (de hecho, hay actores de doblaje buenísimos que, a veces, superan a los propios actores originales, como es el caso de Claudio Serrano, que mejora el personaje del doctor Derek Shepherd en Grey´s Anatomy). Pero, en este caso, merece la pena escuchar -y sentir- la voz de Eva Green, os lo aseguro.