Así eres según tu peli favorita de Tim Burton

Cuando Tim Burton era un niño inadptado, nunca se imaginó que en el futuro su excentricidad le convertiría en uno de los directores más exitosos del cine. Sus producciones son aclamadas por millones de fans, que adoran al singular californiano por muchas razones y consideran arte todo lo que hace. Si tú eres uno de los enamorados del cine de Burton, seguro que tienes una película burtoniana favorita. Es difícil, pero seguramente te decantes por alguna. Y eso, querido amigo, puede decir mucho de ti…

– ‘Eduardo Manostijeras’: el incomprendido
edward scissorhands

Es posiblemente la primera película que se nos viene a la cabeza cuando pensamos en el cine de Tim Burton, todo un icono de la década de los 90 que llevó a Johnny Depp a lo más alto. Si adoras esta película, posiblemente una de las razones sea que te identifiques con el protagonista, Edward (Eduardo) y, por tanto, con el propio Tim Burton. Y es que el director plasma en este personaje la incomprensión y el rechazó que sufrió en su juventud por el simple hecho de ser diferente. Tú te sientes de forma parecida y crees que el mundo es un lugar inhóspito en el que es difícil integrarse y en el que no hay lugar para las personas buenas y generosas como Eduardo por culpa de la intolerancia de las personas. Comprendes al desdichado Eduardo mejor que nadie y tu sí que te dejarías abrazar por él (teniendo cuidado con sus cuchillas, claro está).

– ‘James y el melocotón gigante’: el nostálgico
james
Te resistes a crecer y no hay día en que no añores tu infancia, el aroma de la comida de tu abuela y las peleas de plastilina en el colegio. Por eso, te puedes pasar horas viendo películas infantiles, que en muchas ocasiones te enseñan más sobre la vida que producciones “adultas”. Con ‘James y el melocotón gigante’ consigues olvidarte por un momento de que ya eres mayor y tienes preocupaciones y responsabilidades y creer que todo es posible a bordo de una fruta de grandes dimensiones y acompañado de amigos tan dispares como un saltamontes listillo y una sensual araña.

 ‘La novia cadáver’: el romántico
la novia cadaver
Si Tim Burton te ha robado el corazón con esta película, no cabe duda de que eres un romántico empedernido. Te encantan los romances complicados, los personajes que luchan por la persona amada y la pasión a raudales. ¿Y qué mejor manera de vivir el amor que en el universo tenebroso y mágico del director más excéntrico? Seguro que algún día protagonizas una increíble historia de amor (si es que no la tienes ya), aunque es mejor que tu alma gemela no esté bajo tierra…

 ‘Batman’: el heroico
batman tim burton
Algunas de las películas de la saga del superhéroe más elegante de Gotham City han sido dirigidas por el mismísimo Burton, algo fácilmente identificable por la estética de las producciones. Si lo tuyo es sobrevolar el cielo ataviado con una capa oscura y si para ti no hay mejor Joker que el Jack Nicholson que trabajó a las órdenes de Burton, eres un héroe (o heroína) en toda regla. Eres una persona valiente a la que le gusta pasar a la acción directamente y, aunque en general eres modesto, también te gusta que te reconozcan el mérito y que alimenten un poquito tu ego de héroe.

 ‘Pesadilla antes de Navidad’: el rarito
pesadilla antes de navidad
Admítelo: eres un poco rarito. Eres diferente y estás orgulloso de ello, y no sientes reparo alguno en llevar el rostro de Jack Skellington estampado en carpetas, cuadernos, gorros y camisetas. Adoras lo estrambótico y por eso para ti no hay mezcla más perfecta que la de la blanca y dulce Navidad con el terrorífico Halloween, como sucede en la que es una de las películas más conocidas de Tim Burton. Raro es que no tengas esta canción de tono de llamada del móvil…

 ‘Big Fish’: el sensible
big fish
No cabe duda de que el drama y las grandes historias son lo tuyo. Te gustan los personajes complejos, porque tú eres así, y empatizas rápidamente con las personas. Por eso, en ‘Big Fish’ vives y sufres todo lo que le sucede al protagonista, Edward Bloom, como si te estuviera ocurriendo a ti mismo. Y si hay que derramar alguna lagrimita, lo haces sin despeinarte ni un pelo.

 ‘Frankenweenie’: el animal lover
FRANKENWEENIE

Eres de los que en las pelis lloras más por los animales que por las personas, y eso es algo que tienes que reconocer. Por eso, en ‘Frankenweenie’ te vuelves loco cada vez que el entrañable perrito de Victor, Sparky, revive para hacer feliz a su dueño. Te encantan estas historias de chico conoce perro y los fuertes lazos que se crean entre las mascotas y sus dueños. De hecho, es probable que no te cases nunca y que te compres un piso en el que vivas rodeado de gatos, perros o peces de colores.

 ‘Sleepy Hollow’: el tenebroso
sleepy hollow
Los habitantes de un recóndito y macabro pueblo viven atemorizados por un terrorífico jinete que, a falta de una cabeza, tiene muchas agallas para asesinar a sangre fría a todo el que se le cruce por delante. Este tipo de historias te apasionan porque eres un amante del misterio y del terror, y porque para ti no hay nada mejor que un buen crimen sin resolver. Será mejor no toparse contigo cuando estés enfadado…

 ‘Alicia en el País de las Maravillas’: el creativo
alice in wonderland tim burton
Da igual de qué te estén hablando, siempre tienes la mente en otro sitio. Hay pocas personas con tanta imaginación como tú y aprovechas las horas sentado en clase o en el váter para construir en tu cerebro nuevos mundos llenos de fantasía, magia y un poco de oscuridad. Aunque te gustan las buenas historias, para ti la fotografía de las películas es más importante que el propio argumento y podrías pasarte horas admirando los increíbles paisajes de ‘Alicia en el País de las Maravillas’ o de ‘Charlie y la fábrica de chocolate’. Sigue siendo tal como eres, aunque baja de vez en cuando de las nubes, ¿eh?

Anuncios

12 películas de terror para no dormir

“Y cuando la noche se cernió sobre él, los espíritus se apoderaron de su alma virgen…”.

Así es la noche: oscura, tétrica, misteriosa, siniestra… Como demuestra la anterior frase proveniente de un célebre autor (en realidad, me la acabo de inventar), siempre hay un halo de misterio que envuelve a las noches, una sensación de misticismo que se ve acrecentada si elegimos estas horas para, en vez de dormir, ver pelis de terror. Lo cierto es que en un primer momento, había pensado titular este post tal que así “Las 12 mejores películas de terror”. Pero claro, es muy difícil elegir las mejores pelis de terror de la Historia y, además, me guiaría por un criterio totalmente subjetivo. Así que como yo sola no puedo decidir el ranking de las producciones cinematográficas más terroríficas, digamos que simplemente os diré cuáles son las cintas más escalofriantes para vivir una noche de miedo. Literalmente. Ahí va mi lista, amigos (podéis apoyarme o rebatirme en los comentarios).

Bonus: 13. El exorcista

el exorcista

Vamos a comenzar la lista con un regalo: una película más (y así suman 13… qué miedo, ¿eh?). Y no podía ser otra que El exorcista, un título imprescindible para todos los amantes del género de terror. Cuando dicen que “ya no se hacen pelis de terror como las de antes”, se refieren a que es muy difícil conseguir el impacto que supuso la famosa película de Peter Blatty. Ya no solo es el argumento, que sentó la base de las películas de exorcismos y niñas poseídas por el demonio, sino la genial caracterización de Linda Blair (la dulce niña que deja de ser tan encantadora a medida que avanza la película), las icónicas escenas (creo que no tengo ni que mencionar la escena en la que la niña baja las escaleras) y la fantástica y escalofriante banda sonora, Tubular Bells de Mike Oldfield.

12. El grito

el grito

Si las niñas poseídas pueden llegar a dar mucho miedo, imaginaos si mezclamos a los niños con la cultura japonesa. El grito es un título esencial en toda noche de terror, tanto la original como su remake estadounidense (aunque es preferible la versión japonesa). Si por algo se caracterizan estas películas es por los sustos y las apariciones imprevistas que harán que desconfíes del mínimo ruido y que vigiléis cada esquina y recoveco.

11. Chucky, el muñeco diabólico

chucky el muñeco diabólico       novia chucky
Nadie en su sano juicio dormiría en una habitación llena de muñecos de ojos saltones de cristal, y gran parte de culpa tienen las películas de Chucky, el muñeco diabólico. Aunque a primera vista pueda parecer bastante irónico e incluso ridículo el hecho de ser atacado por un muñeco que cobra vida y se guía por instintos asesinos, lo cierto es que Chucky es uno de los miedos ocultos de mucha gente. Estas películas hacen reír y temblar a partes iguales (los que van de valientes intentan reírse del “dulce” muñeco, pero son risas nerviosas que suelen esconder auténtico pavor) y son de visionado obligado para los amantes del terror. Os recomiendo especialmente La novia de Chucky, que muestra el lado más tierno y ardiente del temido muñeco, que por fin encuentra una compañera diabólica con la que sembrar el terror.

10. Vampiros (de Carpenter)

Vampiros de los de antaño.

Vampiros de los de antaño.

Hubo un tiempo en el que los vampiros no brillaban ni se apellidaban Cullen. A los que le gusten esos vampiros de piel pálida y larguísimos colmillos, disfrutarán muchísimo con Vampiros de John Carpenter, una película en la que la tensión y la sangre están aseguradas. Si os interesa el tema, os recomiendo su “secuela” (más que una secuela es una historia alternativa también de cazadores de vampiros), que también está dirigida por el genial Carpenter y, aunque es algo más cutre que la antigua, es una oportunidad única para ver al cantante de rock Jon Bon Jovi aniquilando vampiros acompañado de un cura latino muy sexy (sí, habéis leído bien).

9. Funny Games

funny games

Vampiros, zombies, niñas poseídas… sin duda son piezas clave de nuestro imaginario de terror, pero no las únicas posibilidades. Si lo que queréis sentir es angustia, tenéis que ver Funny Games de Michael Haneke, película que narra la historia de dos jóvenes algo chiflados que acuden a saludar a sus vecinos y acaban arrastrándolos hacia una pesadilla sin igual. Algunas razones para ver esta cinta son su belleza estética, las macabras ocurrencias de los protagonistas, Naomi Watts (que encarna a la madre de la familia contra la que los dos muchachos vuelcan su ira y maldad) y Michael Pitt (da vida a uno de los jóvenes y lo cierto es que el papel de psicópata le va como anillo al dedo). Esta película de 2007 es una adaptación de la versión austríaca del 97, también dirigida por Haneke, aunque no puedo opinar acerca de ella porque todavía no he tenido el placer de verla.

8. Hostel

hostel
Esta producción de Eli Roth, que ha contado con la ayuda del genial Tarantino, fue censurada en varios países por su alto contenido en violencia. El argumento es sencillo: hay gente tan asquerosamente rica que no sabe qué hacer con su dinero, por lo que muchos optan por gastarlo en vivir emociones fuertes. Una de esas emociones es matar. Sí, gente que paga para matar a otra gente, que es capturada y se ve sometida a todo tipo de torturas por parte de estos siniestros ricos. Esta es una de mis películas favoritas y creo que los amantes del gore disfrutaréis mucho tanto con la primera parte como con las dos siguientes. Quién no pasa miedo es porque no quiere…

7. Km 666

km 666 peli terror

Seguro que muchos de vosotros habéis visto esta peli porque la han emitido en la tele unas cien veces como mínimo. Sin embargo, esto no quiere decir que no sea una buena película y, de hecho, a mí es una de las que más miedo me da. Imaginaos perderos en un frondoso bosque y descubrir que no estáis solos. Imaginaos que unos extraños seres de rostros despedazados y hambrientos de carne humana os vigilan. Esto es lo que les sucede a los protagonistas de la película, que se ven envueltos en una espeluznante persecución por parte de estos siniestros “guardianes del bosque”.

6. Las colinas tienen ojos

las colinas tienen ojos

Y si hablamos de criaturas extrañas y deformadas, las de Las colinas tienen ojos se llevan el primer premio. Tanto la peli del 77 como su (genial) adaptación de 2006 son muy buenas y nos regalan escenas de lo más escalofriantes. Sufriréis, y mucho.

5. La matanza de Texas

la matanza de texas

Llegamos al ‘Top 5’ con un clásico: La matanza de Texas. Recientemente ha fallecido Marilyn Burns, la actriz que encarnó a la única superviviente de “la matanza” de la famosa cinta de 1974. Si queréis terror en estado puro, esta es vuestra película, de la que también hay una adaptación moderna (de 2003) que no defrauda, aunque obviamente no consigue igualar a la obra original. Os recomiendo especialmente la segunda parte, en la que destaca un genial Dennis Hopper por el que siento predilección. Ah, y lo más terrorífico de todo es que esta mítica película está ¡basada en hechos reales! Y es que hubo un asesino en Estados Unidos llamado Ed Gein que se dedicó a saquear tumbas y asesinar a personas para fabricar muebles, herramientas e incluso para practicar el canibalismo (aunque esto último nunca fue admitido por él).

4. Pesadilla en Elm Street

Freddy, ídolo.

Freddy, ídolo.

Todos tenemos un personaje de terror favorito y el mío es Freddy Krueger. No sé si es por su tétrico rostro quemado, por las cuchillas de sus dedos o porque tiene la manía de aparecer cuando estamos dormidos, pero para mí Freddy es una de las mejores creaciones del género de terror. De todos los títulos de Pesadilla en Elm Street me quedo con la primera parte (sí, en la que sale un jovencísimo Johnny Depp), aunque en general todas son muy buenas y tienen escenas que quedan grabadas en la memoria. Eso sí, no me gustan nada ni Pesadilla en Elm Street (El Origen), una edulcorada producción de 2010, ni Freddy contra Jason (no es que me parezca mala idea juntar a estos dos geniales personajes, pero creo que la película no está muy bien hecha y tiene detalles que resultan hasta cutres).

3. The Ring

the ring
Naomi Watts vuelve a aparecer en esta lista gracias a su genial interpretación en The Ring, una película que me impactó mucho cuando la vi por su inquietante “terror psicológico” y, como no, por inolvidables (y horripilantes) escenas como la de la famosa niña de enredada melena que traspasa la pantalla del televisor. ¿Nos pasará algo parecido cuando estemos viendo la peli? P.D: Esta peli está basada en una homónima japonesa que tengo pendiente desde hace mucho tiempo. No sé cuál será mejor de las dos, pero os puedo decir que la versión americana no defrauda y que nunca me cansaré de verla.

2. El resplandor

el resplandor

Es una de las joyas de la Historia del cine, una película de culto que no pasa ni pasará nunca de moda: El resplandor. El argumento es sencillo (Jack Torrance llega con su familia a un apartado hotel para trabajar en él y, a medida que transcurre el invierno, la soledad y las inquietantes historias sobre el lugar le provocan serios trastornos de personalidad), pero las interpretaciones y los detalles de la película no son tan fáciles de ver. Stanley Kubrick es todo un maestro del doble sentido y consigue utilizar el terror para camuflar mensajes sobre el racismo, el colonialismo e incluso el Holocausto (en este documental lo explican muy, muy bien). Además, esta obra nos muestra la mejor interpretación de Jack Nicholson e imágenes famosísimas como la de las gemelas en el pasillo.

1. SAW

saw

Y por fin llega… ¡el primer puesto! Cualquiera que me conoce ya sabría de antemano mi elección: SAW. Soy consciente de que muchos no estaréis de acuerdo y que, incluso, pensaréis que SAW más que una peli de terror es gore, pero para mí es toda una innovación cinematográfica que han sabido explotar durante, nada más y nada menos, que ocho películas. Las torturas (o “juegos”) que aparecen se van superando en cada entrega, en las que van apareciendo personajes nuevos que se mezclan con los fijos, como el protagonista, Jigsaw “El asesino del puzzle”. Además de esta mezcla de suspense y terror psicológico con las macabras escenas de las torturas, la saga SAW cuenta con otros puntos fuertes como su genial banda sonora, de la que ya hablamos en el post El éxito de SAWAunque todas son geniales, yo me quedo con la primera parte y su sorprendente final.

Tim Burton y Dalí, el universo de los locos

En muchas ocasiones, la excentricidad es la clave del éxito para algunos artistas. Este es el caso de uno de los directores de cine contemporáneos más famosos: Tim Burton. En un post anterior ya analizamos la figura del autor de míticos films como Pesadilla antes de Navidad Big Fish y, casualmente, ya entonces lo relacionamos con un maestro de la pintura caracterizado también por su extravagancia: Vincent Van Gogh. No obstante, hay otro pintor con el que Burton no solo se asemeja en su “locura” incomprendida por algunos, sino también en el estilo artístico. De hecho, Burton podría haberse inspirado en este pintor catalán de impresionante transcendencia. Rasgos característicos como sus ojos brillantes o su fino y sinuoso bigote nos desvelan su nombre: Salvador Dalí.

Dalí no dudó en crear todo un universo que casi roza lo absurdo, al igual que Burton. No solo los temas de sus pinturas eran llamativos, sino las técnicas que empleaba, las combinaciones de colores y esa forma de difuminar la realidad establecida para constituir toda una nueva forma de ver el mundo. En la fabulosa exposición del museo Reina Sofía sobre el pintor español, que recoge cuadros y esculturas de museos de todo el mundo, se puede apreciar este talento y esta innovación en el mundo del arte. Como bien ha repetido Dalí en entrevistas y documentales, él deseaba plasmar sus sueños e inquietudes sobre el lienzo. Por ejemplo, en icónicas obras como El gran masturbador, Dalí representa animales y cuerpos cubiertos de hormigas, uno de sus miedos ocultos. La exposición alberga otros cuadros como La persistencia de la memoria, obra en la que aparecen los famosísimos relojes fundidos. Precisamente cortometrajes de Tim Burton como Vincent o incluso los escenarios de La novia cadáver nos recuerdan al paraje extraño y tétrico del citado cuadro daliniano. Las extrañas criaturas de los cuadros de Dalí (como los caballos de finas y larguísimas patas de La tentación de San Antonio) también parecen haber inspirado a los personajes de películas del director californiano como James y el melocotón gigante.

Imagen
Detalle de “El gran masturbador” (1929, Salvador Dalí)

Imagen
Personajes típicos burtonianos, del libro “La melancólica muerte del chico ostra”

Una tendencia de Tim Burton es la de adaptar cuentos populares a su enrevesado imaginario, siendo el caso de Alicia en el País de las Maravillas. El aclamado director introdujo ciertos cambios en inicial argumento de Lewis Carrol (como dotar de gran protagonismo al sombrero loco, interpretado por Jhonny Depp) pero, sobre todo, esta producción le sirvió para experimentar con el color, vistosos vestuarios e impactantes escenarios. Tampoco podemos obviar la influencia daliniana en esta película, pues el propio Dalí ya había realizado en 1969 unos dibujos para ilustrar el libro.

Las musas: la chispa de sus vidas.
Además de las coincidencias en el inconfundible estilo de ambos artistas, hay otros puntos de unión entre ellos. Desde la Antigüedad, todo artista se ha visto inspirado por lugares, por acontecimientos de su vida y… por personas. Y, como no podía ser de otra manera, el amor juega un papel importante en este aspecto.

Cuando Dalí conoció a Gala, esa diosa rusa irresistible, su vida cambió por completo. Y es que no solo estuvo perdidamente enamorado de ella (tanto que su muerte le acabaría trastornando), sino que vio en ella a la musa de todo su arte. Dalí pintaba para Gala y sobre Gala. Su mundo giraba en torno a ella, que fue su fiel compañera en sus aventuras con el mundo del arte. En sus cuadros podemos identificar los rasgos de su amada, como en Leda atómica o en otros retratos más explícitospues ella era el motor de su arte y de su vida.

Imagen

Sin embargo, las musas no son cosa de los caballeros andantes del pasado. De hecho, el propio Tim Burton también ha aprovechado esta inspiración. No es difícil percibir la persistente presencia de algunos actores en sus films, como es el caso de Johnny Depp (Eduardo Manostijeras, Charlie y la fábrica de chocolate y Sombras tenebrosas son algunos ejemplos). Pero, sin duda alguna, el eje principal de la caótica mente del cineasta es también su compañera y amante, la actriz Helena Bonham Carter (Big Fish Sombras tenebrosas, entre otras). Los años pasan y su amor parece más vivo que nunca, al igual que la inspiración del artista. Y es que Burton tiene la suerte de haber encontrado a su Gala…

Imagen

En conclusión, podemos afirmar que la imaginación puede plasmarse de innumerables formas. Dalí eligió la pintura y la escultura (aunque también se adentró en la industria cinematográfica junto a Buñuel, Hitchcock e incluso Disney), mientras que Tim Burton siguió sus pasos y creó su marca mediante sus extraños dibujos y sus exitosas películas. Ambos son personajes raros en sí mismos, pero es esa rareza la que los hace interesantes y especiales.

Y es que hasta el rey del grunge Kurt Cobain ya defendía la originalidad por encima de todo:
“Se ríen de mí por ser diferente; yo me río de ellos porque son todos iguales”.

¿Por qué nos atrae tanto Tim Burton?

El excéntrico director de cine, Tim Burton, tiene detrás una inmensa legión de fans. Sus producciones agotan las entradas de cine y sus fans hablan de él como si fuera un maestro, un genio, un dios.
¿Cuál será la razón por la que este mítico californiano ha cosechado tanto éxito?

– Infancia oscura: No sé si “oscura” es el adjetivo más adecuado, pero lo cierto es que la niñez de Burton se caracterizó por la excentricidad. Sí, ya apuntaba maneras. Sus propios vecinos le definían como un inadaptado social, y este rebelde adolescente no estaba demasiado interesado por los estudios, pero sí por el cine y por el arte. Solía representar macabras obras de teatro con su hermano, y su mente siempre estaba ideando todo tipo de terroríficas historias. Quién le iba a decir a este chico extraño de poco amigos que un día alcanzaría la fama (¡y de qué manera!).

– Diferenciación: Además de una historia personal conmovedora (típico famoso que cuando era un don nadie, era marginado y pasaba desapercibido), Burton destaca por su autenticidad, por sus trabajos totalmente fuera de lo común y distintos al resto. Sus cortos y películas poseen argumentos de inesperados finales, y su imaginación alcanza límites insospechados. Podemos decir que Burton es una nueva forma de arte. Los paisajes y escenarios de sus películas son icónicos (al verlos, los identificamos rápidamente con la mano burtoniana) y el diseño de los personajes es muy personal. Tim ha sabido diferenciarse de los demás, ha creado una nueva forma de ver el cine y ha alcanzado el éxito que muchos pensaban que no conseguiría jamás.

– Dibujos: Y es que Burton no es solo famoso como cineasta. Lo cierto es que sus esbozos son considerados objetos de culto, al igual que su obra escrita (como “La melancólica muerte del chico ostra”, un libro de inquietantes versos e ilustrado por sus típicos macabros dibujos). Y precisamente del producto de su pluma, se ha creado todo un mercado burtoniano (como los famosos muñecos del Chico ostra y los demás personajes dibujados por Burton).

– Su entorno: Al igual que su infancia parece sacada de una de sus películas, su vida actual no es tan distante. Burton conserva su tenebroso estilismo, está casado con la excéntrica Helena Bonham Carter  y en su círculo de amistades se encuentra el admirado actor Johnny Depp. De hecho, el talento de Carter y de Depp está muy ligado al de director, por lo que ambos actores han participado en muchísimas producciones de Burton.

– Terror + sentimentalismo: Mucha gente puede pensar que el cine de Tim Burton se basa simplemente en inspirar miedo, en lo terrorífico y oscuro, pero no es así. Aunque los ambientes suelen ser muy similares (misteriosos, tenebrosos…) las historias siempre poseen una moraleja, hacen pensar al espectador (como en “James y el melocotón gigante”, que invita a la reflexión sobre el valor de la amistad) y en ellas se mezcla el pavor con la amistad, el amor (“La novia cadáver”) y otros sentimientos.

De esta manera, Burton es considerado una figura del cine, pero también es apreciado como genio, es querido por su historia y por su imaginación, por su incomprendida (ya no) manera de ver el mundo.
Personalmente, me recuerda un poco al arte de Vincent Van Vogh, que plasmó su locura en unos cuadros que jamás vendió mientras estuvo vivo, y que actualmente valen millones.
Por suerte, Burton ha presenciado antes de morir cómo su obra ha llegado a lo más alto.

Y por estas, y seguramente por más razones, es por lo que nos gusta tanto Tim Burton.

Johnny Depp y Tim Burton

Tim Burton y Johnny Depp en el rodaje de “Sleepy Hollow”.