¿Qué es el género grindhouse?

Uno de los espacios más apasionantes del cine de terror es el género grindhouse. Surgido alrededor de los años 70 en Estados Unidos, el cine grindhouse narra sus historias de una forma muy sangrienta. Y es que los temas que trata no son muy complejos que digamos, destacando tramas como el canibalismo, el sexo y el subgénero Z.

En las películas grindhouse, en su gran mayoría producciones de bajo presupuesto, podemos ver zombies y otros monstruos, además de tramas propias del cine slasher. El sexploitation también es muy recurrente, es decir, mezclar violencia, sadismo y sexo en películas muy gráficas e impactantes. Además, era común en los cines y teatros proyectar varias cintas de este género en una única sesión y a precios muy bajos. Esto es lo que hicieron Robert Rodríguez y Tarantino con sus respectivas obras ‘Planet Terror’ y ‘Death Proof’, dos historias con puntos de unión entre sí que agrupadas se titularon precisamente ‘Grindhouse’, proyectándose en cines de forma conjunta.

planet-terror-grindhouse

‘Planet Terror’, (2007)

El género grindhouse fue toda una revolución en las décadas de los 70 y 80. En contraposición con el cine de directores como Martin Scorsese, Woody Allen y Kubrick, el cine grindhouse producía películas de fácil visionado y comprensión, creadas simplemente para el disfrute (o para el horror) del espectador. Sin embargo, eso no quiere decir necesariamente que se trate de un género de mala calidad. Económicamente hablando, es fácil hacer este tipo de películas, lo que precisamente supuso un trampolín para directores que no contaban con demasiado presupuesto. Lo que no es sencillo es saber cómo combinar los distintos atributos de este género (violencia, sexo, terror, fantasía, etc.), aderezando esta este cóctel con una buena dosis de humor negro.

death-proof-grindhouse-tarantino

Erotismo tarantiniano en ‘Death Proof’ (2007)


“Cualquiera puede hacer cine grindhouse, pero no cualquiera puede hacerlo bien”
. Así resumiría la esencia de este tipo de cine no apto para estómagos delicados. Entre los que sí lo hicieron bien porque sus películas se han convertido en obras de culto, está el (para mí, infravalorado) Ed Wood con ‘Plan 9 del espacio exterior’ (1959), el gran Wes Craven con ‘La última casa a la izquierda’ (1972) y hasta el mismísimo Peter Jackson, del que nadie habría pensado que haría trilogías como ‘El señor de los anillos’ tras ver su ópera prima, ‘Bad Taste’ (1987).

A estos clásicos se suma el ya citado proyecto de Robert Rodríguez y Quentin Tarantino, ‘Grindhouse’ (2007), todo un homenaje al mundo del terror y, más concretamente, a las producciones de serie B que hacían temblar y reír a partes iguales. Mientras que Tarantino se ocupó del guion de ‘Death Proof’, más cercana al slasher, Rodríguez optó por la vertiente más extravagante, alienígena y explícita con ‘Planet Terror’. Las tramas están relacionadas y tienen personajes en común. Además, un detalle curioso es que el propio Tarantino aparece como actor en ambas películas, aunque en este caso interpretando a personajes diferentes. Pero, de lo que no cabe duda es de que juntas forman un tándem explosivo que pocos cinéfilos han conseguido olvidar.

grindhouse-cartel-tarantino-robert-rodriguez

Cartel de presentación de ‘Grindhouse’ (2007)

 

¿Merece la pena ver ‘Victor Frankenstein’?

Hacer una película sobre una historia tan conocida como la del monstruo de Frankenstein no es tarea fácil. Por eso, sentía mucha curiosidad por ‘Victor Frankenstein’ de Paul McGuigan, precuela en la que el doctor Frankenstein y su ayudante Igor son interpretados por dos de mis actores favoritos, James McAvoy y Daniel Radcliffe.

victor-frankenstein-radcliffe-mcavoy

Está bien arriesgar y eso es algo demostró Burr Steers con ‘Orgullo, prejuicio y zombies’ en su macabra versión de la novela más famosa de Jane Austen. McGuigan ha intentado hacer lo mismo con el clásico de Mary Shelley pero, en mi opinión, no con el mismo éxito. Si tuviera que resumir ‘Victor Frankenstein’ en una sola frase, la definiría como “una película que promete mucho y cumple poco”.

La primera parte de la cinta sí merece la pena, pues en ella profundizamos en el personaje de Igor Strausman (que en realidad no es Igor Strausman, pero eso ya lo veréis) de la mano de un expresivo y sensible Daniel Radcliffe. También me gusta la interpretación de Frankenstein de James McAvoy, que le aporta cierta rebeldía de la que carece en otras versiones del clásico y en el propio libro de Shelley. La película empieza así como una precuela original y divertida, en la que los inicios de la amistad entre el doctor y su ayudante se plantean de una forma diferente, mezclando el terror con el humor ácido.

igor-daniel-radcliffe

Bravo, Daniel, bravo.

Lo que bien comienza, no siempre bien acaba. Esta ‘comedia de terror’ va dejando paso a muchas (¡¡demasiadas!!) escenas de acción que distraen y abruman al espectador, perdiendo profundidad en los personajes y en tramas más interesantes como la relación de los protagonistas o la propia creación del monstruo. Y así es hasta el final, un desenlace un poco insípido y ligeramente abierto. O eso da a entender.

Respondiendo a la pregunta que se plantea en el título, sí, merece la pena ver ‘Victor Frankenstein’. Merece la pena siempre que no tengas nada mejor que hacer, claro.

El slasher, el género más bestia del cine de terror

Hoy he estado dudando entre escribir sobre unicornios o sobre el aroma de las margaritas, pero al final he decidido embarcarme en un post sobre el género slasher, que es un poco más macabro que los unicornios rosas y las flores. El slasher es un subgénero del cine de terror que tuvo su edad dorada a principios de los 80 para después revivir en la década de los 90. Pero, ¿cuáles son sus características? ¿Es fácil reconocer una película de cine slasher?

Es absolutamente necesaria la presencia de un psicópata en las películas slasher. Sí, él es el malo de la historia.

Las víctimas del psicópata son adolescentes. Y es que nada resulta más irresistible para el villano en cuestión que un grupo de teenagers que campan a sus anchas y suelen coquetear con las drogas y el sexo.

– Es muy frecuente que el asesino cometa sus salvajes crímenes a modo de venganza por una humillación recibida en el pasado.

– También suele cumplirse el elemento “final girl”: un personaje femenino que sobrevive hasta el final de la película, momento en el que es perseguida sin descanso por el asesino hasta que consigue derrotarle o, al menos, escapar de él.

– Normalmente, las películas slasher suelen tener varias secuelas debido a su éxito. Es decir, estamos hablando de sagas compuestas por varias entregas.

Seguramente ya se os vienen a la cabeza varios títulos que se integran en este género, pero hay que saber que la película que lo empezó todo fue ‘Halloween’ (1978) de John Carpenter, aunque se vio claramente influenciada por otros films como ‘La matanza de Texas’ (1974) e incluso por ‘Psicosis’ (1960), la joya de la corona de Hitchcock.

la matanza de texas slasher

No quisiera estar en su piel (‘La matanza de Texas’)

Como ya he adelantado, el cine slasher vivió su época de esplendor entre finales de los 70 y principios de los 80. Y es que en esta etapa nacieron producciones como ‘Viernes 13’ (1980) y la mítica ‘Pesadilla en Elm Street’ (1984), que alcanzó el éxito al incorporar al psicópata elementos fantásticos como el poder de introducirse en los sueños de sus víctimas.

freddy krueger slasher

No hay villano más cool que Fredy Krueger (‘Pesadilla en Elm Street’)

En los 90 resurgió la popularidad del género y su artífice fue el director Wes Craven, que ya había triunfado con ‘Pesadilla en Elm Street’ y regresaba con fuerza con ‘Scream’ (1996). Precisamente, ‘Scream’ merece una mención especial en este post, ya que no solo relanzó el cine slasher, sino que mezcla los trágicos asesinatos de Ghostface con una parodia del cine de terror. Las películas de ‘Scream‘ albergan numerosas referencias a otras películas de terror y reproducen algunos tópicos de las mismas. Por ejemplo, el conserje Fred -interpretado por el propio Wes Craven- viste un traje muy similar al de Freddy Krueger en ‘Pesadilla en Elm Street’. Además, también hay otros actores provenientes de míticas películas de terror como Linda Blair, la niña poseída de ‘El exorcista’, que interpreta a la periodista que se acerca a Sidney en la escuela tras ser atacada por el asesino. A ‘Scream’ le siguieron otros títulos reseñables como ‘Sé lo que hicisteis el último verano’ (1997), ‘La casa de los 1.000 cadáveres’ (2003) y ‘Hostel’ (2005).

drew barrymore scream slasher

Ahora que ha llegado el verano, espero poder hacer pronto un maratón de películas slasher. ¿Os animáis? 😉

Así eres según tu peli favorita de Tim Burton

Cuando Tim Burton era un niño inadptado, nunca se imaginó que en el futuro su excentricidad le convertiría en uno de los directores más exitosos del cine. Sus producciones son aclamadas por millones de fans, que adoran al singular californiano por muchas razones y consideran arte todo lo que hace. Si tú eres uno de los enamorados del cine de Burton, seguro que tienes una película burtoniana favorita. Es difícil, pero seguramente te decantes por alguna. Y eso, querido amigo, puede decir mucho de ti…

– ‘Eduardo Manostijeras’: el incomprendido
edward scissorhands

Es posiblemente la primera película que se nos viene a la cabeza cuando pensamos en el cine de Tim Burton, todo un icono de la década de los 90 que llevó a Johnny Depp a lo más alto. Si adoras esta película, posiblemente una de las razones sea que te identifiques con el protagonista, Edward (Eduardo) y, por tanto, con el propio Tim Burton. Y es que el director plasma en este personaje la incomprensión y el rechazó que sufrió en su juventud por el simple hecho de ser diferente. Tú te sientes de forma parecida y crees que el mundo es un lugar inhóspito en el que es difícil integrarse y en el que no hay lugar para las personas buenas y generosas como Eduardo por culpa de la intolerancia de las personas. Comprendes al desdichado Eduardo mejor que nadie y tu sí que te dejarías abrazar por él (teniendo cuidado con sus cuchillas, claro está).

– ‘James y el melocotón gigante’: el nostálgico
james
Te resistes a crecer y no hay día en que no añores tu infancia, el aroma de la comida de tu abuela y las peleas de plastilina en el colegio. Por eso, te puedes pasar horas viendo películas infantiles, que en muchas ocasiones te enseñan más sobre la vida que producciones “adultas”. Con ‘James y el melocotón gigante’ consigues olvidarte por un momento de que ya eres mayor y tienes preocupaciones y responsabilidades y creer que todo es posible a bordo de una fruta de grandes dimensiones y acompañado de amigos tan dispares como un saltamontes listillo y una sensual araña.

 ‘La novia cadáver’: el romántico
la novia cadaver
Si Tim Burton te ha robado el corazón con esta película, no cabe duda de que eres un romántico empedernido. Te encantan los romances complicados, los personajes que luchan por la persona amada y la pasión a raudales. ¿Y qué mejor manera de vivir el amor que en el universo tenebroso y mágico del director más excéntrico? Seguro que algún día protagonizas una increíble historia de amor (si es que no la tienes ya), aunque es mejor que tu alma gemela no esté bajo tierra…

 ‘Batman’: el heroico
batman tim burton
Algunas de las películas de la saga del superhéroe más elegante de Gotham City han sido dirigidas por el mismísimo Burton, algo fácilmente identificable por la estética de las producciones. Si lo tuyo es sobrevolar el cielo ataviado con una capa oscura y si para ti no hay mejor Joker que el Jack Nicholson que trabajó a las órdenes de Burton, eres un héroe (o heroína) en toda regla. Eres una persona valiente a la que le gusta pasar a la acción directamente y, aunque en general eres modesto, también te gusta que te reconozcan el mérito y que alimenten un poquito tu ego de héroe.

 ‘Pesadilla antes de Navidad’: el rarito
pesadilla antes de navidad
Admítelo: eres un poco rarito. Eres diferente y estás orgulloso de ello, y no sientes reparo alguno en llevar el rostro de Jack Skellington estampado en carpetas, cuadernos, gorros y camisetas. Adoras lo estrambótico y por eso para ti no hay mezcla más perfecta que la de la blanca y dulce Navidad con el terrorífico Halloween, como sucede en la que es una de las películas más conocidas de Tim Burton. Raro es que no tengas esta canción de tono de llamada del móvil…

 ‘Big Fish’: el sensible
big fish
No cabe duda de que el drama y las grandes historias son lo tuyo. Te gustan los personajes complejos, porque tú eres así, y empatizas rápidamente con las personas. Por eso, en ‘Big Fish’ vives y sufres todo lo que le sucede al protagonista, Edward Bloom, como si te estuviera ocurriendo a ti mismo. Y si hay que derramar alguna lagrimita, lo haces sin despeinarte ni un pelo.

 ‘Frankenweenie’: el animal lover
FRANKENWEENIE

Eres de los que en las pelis lloras más por los animales que por las personas, y eso es algo que tienes que reconocer. Por eso, en ‘Frankenweenie’ te vuelves loco cada vez que el entrañable perrito de Victor, Sparky, revive para hacer feliz a su dueño. Te encantan estas historias de chico conoce perro y los fuertes lazos que se crean entre las mascotas y sus dueños. De hecho, es probable que no te cases nunca y que te compres un piso en el que vivas rodeado de gatos, perros o peces de colores.

 ‘Sleepy Hollow’: el tenebroso
sleepy hollow
Los habitantes de un recóndito y macabro pueblo viven atemorizados por un terrorífico jinete que, a falta de una cabeza, tiene muchas agallas para asesinar a sangre fría a todo el que se le cruce por delante. Este tipo de historias te apasionan porque eres un amante del misterio y del terror, y porque para ti no hay nada mejor que un buen crimen sin resolver. Será mejor no toparse contigo cuando estés enfadado…

 ‘Alicia en el País de las Maravillas’: el creativo
alice in wonderland tim burton
Da igual de qué te estén hablando, siempre tienes la mente en otro sitio. Hay pocas personas con tanta imaginación como tú y aprovechas las horas sentado en clase o en el váter para construir en tu cerebro nuevos mundos llenos de fantasía, magia y un poco de oscuridad. Aunque te gustan las buenas historias, para ti la fotografía de las películas es más importante que el propio argumento y podrías pasarte horas admirando los increíbles paisajes de ‘Alicia en el País de las Maravillas’ o de ‘Charlie y la fábrica de chocolate’. Sigue siendo tal como eres, aunque baja de vez en cuando de las nubes, ¿eh?