Las 8 películas de terror más perturbadoras que he visto

Hay películas de terror que más que dar miedo, dan risa. También las hay que sí consiguen hacernos temblar. Y luego están las que, directamente, nos hacen repetirnos “Calma, esto solo es una peli, no es real” una y otra vez. Estas son las mías:

8. La casa de los 1.000 cadáveres (2003)

Cuando vi esta película por primera vez (creo que era un DVD pirateado que me regalaron), mi sensación fue acabar de ver una peli cutre pero a la vez escalofriante. Su humor negro, sus similitudes con La matanza de Texas y la violencia a la que son sometidos los protagonistas hacen del debut de Rob Zombie como director un filme que no querrás ver dos veces.

la-casa-de-1000-cadaveres-rob-zombie-peliculas-perturbadoras

7. Paranormal Activity 4 (2012)

Nunca me han dado miedo las películas de Paranormal Activity. Cada entrega conseguía dejarme más impasible que la anterior, hasta que vi la cuarta parte. No me preguntéis por qué, pero las historias en las que entran en juego secuestros de niños me inspiran especial pavor. Y aquí también lo consiguieron.

paranormal-activity-4-peliculas-perturbadoras

6. The Neon Demon (2016)

¿Cuál es el precio de la belleza y de la fama? A ello parece intentar dar respuesta Nicolas Winding Refn en una cinta que destila belleza y horror a partes iguales. Imposible quitarse de la cabeza algunas escenas.

the-neon-demon-peliculas-terror-perturbadoras

5. Las colinas tienen ojos (2006)

Seres monstruosos a los que no les tiembla el pulso a la hora de mutilar, violar y asesinar. No se me ocurren ingredientes más efectivos a la hora de causar repulsa al espectador. Y sí, en mi caso me impresionó más el remake de Alezandre Aja que la versión original del 77 dirigida por Wes Craven.

las-colinas-tienen-ojos-peliculas-perturbadoras

4. Holocausto caníbal (1980)

Si no la habéis visto, no lo hagáis. Os ahorraréis más de una arcada. Para que os hagáis una idea, algunas escenas parecían tan reales que se llegó a pensar que se trataba de una película snuff, es decir, en la que se asesinaron a los actores ante la cámara.

holocausto-canibal-snuff-peliculas

3. V/H/S (2012)

Si unes a seis directores de terror distintos, el resultado son seis cortos de lo más inquietantes, sobre todo debido al estilo amateur bajo el que se han filmado. Precisamente el que resulta más terrorífico es Noche amateur de David Burckner seguido de Segunda luna de miel de Ti West.

vhs-peliculas-terror-perturbadoras

2. Crudo (2016)

De ser vegetariano a caníbal hay un paso, pero a la protagonista de Crudo no parece costarle demasiado. Cuando se proyectó por primera vez en el festival de Toronto, los servicios sanitarios tuvieron que atender a algunos espectadores por desmayos y ataques de ansiedad. De lo mejor de los últimos años.

crudo-raw-peliculas-terror

1. The Woman (2011)

Creo que me llevará algún tiempo quitarme de la cabeza esta película, una representación muy gráfica y gore de la crueldad de algunos hombres. Todo comienza cuando un padre de familia que parece modélico captura a una mujer salvaje que vaga por los bosques para encerrarla en su sótano y someterla a todo tipo de torturas y vejaciones. Te repugnará, pero también reconfortará la inevitable venganza.

the-woman-peliculas-terror-perturbadoras

Anuncios

Las 5 mejores películas de terror de 2017

2017 llega a su fin y, para mí, es un año que no ha brillado demasiado en lo que a cine se refiere. Excepto en el género de terror, claro. En este terreno sí que encontramos propuestas originales e interesantes que hacen que nos despidamos del año con muy buen sabor de boca. Sin más dilación, os presento mi TOP 5 de películas de terror del año.

mejores-peliculas-terror-2017

5. Get Out

Traducida como Déjame salir en España, Get Out refleja el racismo existente en Estados Unidos hacia la comunidad negra de una forma que no se había hecho antes. Su guion impecable consigue crear un clima de tensión que estalla en el momento adecuado, transformando así lo que parecía un noviazgo interracial idílico en una pesadilla espeluznante.

En cuanto al reparto se refiere, destaca especialmente la interpretación de Daniel Kaluuya, que le ha valido una nominación a los Globos de Oro. ¿Conseguirá también que se reconozca al género de terror en los premios Óscar?

get-out-peliculas-terror-2017

4. Mother!

El regreso de Darren Aronofsky merece ocupar el cuarto puesto. Me conquistó en su día con Black Swan (2010) y, sobre todo, con Requiem for a dream (2000) y me decepcionó un poco con la soporífera Noé (2014). Sin embargo, en 2017 ha regresado con fuerza con una cinta más oscura que sus predecesoras.

Mother! no es exactamente una película de terror, pero sí un thriller macabro que nos regala algún que otro susto y un par de escenas gore muy difíciles de olvidar. El tándem Javier Bardem-Jennifer Lawrence en un principio resulta extraño, pero después acaba encajando a la perfección.

mother-peliculas-terror-2017

3. Crudo

Dicen que algunos críticos se salieron de la sala de cine cuando se proyectó esta película. Al parecer, no podían soportar la repulsión. Aunque cada espectador es libre, personalmente veo un poco exagerada esa reacción. Crudo es desagradable -¿cómo no iba a serlo tratando sobre canibalismo?-, pero se puede tolerar. Con una fotografía exquisita, logra narrar una historia sobre una vegetariana que se hace caníbal de una forma explícita pero delicada, lo que dista mucho de títulos más salvajes como la mítica Holocausto caníbal (1980). Recomendadísima.

crudo-peliculas-terror-2017

2. IT

Qué difícil es hacer un buen remake de una película icónica de los 90. Y qué difícil es también hacer justicia a un libro de Stephen King. No obstante, la versión renovada de IT ha callado muchas bocas.

Con la dosis adecuada de nostalgia, IT da una lección de amistad y de la importancia de enfrentarse a los miedos internos. Profundiza aún más en los personajes, haciendo que sea más fácil empatizar con ellos. Es más sangrienta y grotesca, con un Pennywise (Bill Skarsgard) aterrador –aunque no tanto como el de la película original-.

it-peliculas-terror-2017

1. Train to Busan

Y el premio es para… ¡Train to Busan! Esta producción coreana ha sido mi gran sorpresa de 2017, tal y como ya os conté en este blog. Solo os diré que si alguna vez se produce un apocalipsis zombie, espero que no me pille en Corea.

train-to-busan-peliculas-terror-2017

Sé que me dejo en el tintero algunas y que aún me faltan por ver títulos con muy buena pinta como VerónicaLa forma del agua y la última entrega de la saga SAW. Habrá que ponerle remedio pronto. ¡Feliz año y disfrutad del terror!

Los mejores zombies son coreanos

El género de terror nos ha regalado criaturas memorables: vampiros, licántropos, momias y, por supuesto, zombies.

El zombie es mi monstruo favorito con diferencia. Creo que está infravalorado, que se le tacha de ‘bobo’, que se le ignora por no ser tan vigoroso como el hombre lobo, ni tan escurridizo como el fantasma, ni tan misterioso como el vampiro. Pero lo cierto es que el zombie es con el que más tenemos en común los humanos. Al fin y al cabo, el zombie es un humano muerto que se aferra a la existencia con todas sus fuerzas. El resto de criaturas nos son más lejanas con sus poderes sobrenaturales y sus aires de superioridad.

Sí, definitivamente, me quedo con los zombies. Pero… ¿qué zombies? ¿Los caminantes lentos y desorientados de The Walking Dead? ¿Los muertos veloces e impersonales de World War Z? ¿O los simpáticos de Zombies Party? Hasta ahora, mi elección habría sido con R, el protagonista de Memorias de un zombie adolescente (lo siento, sigo teniendo una fangirl dentro de mí). Pero todo ha cambiado desde que he visto la película Train to Busan.

cine-zombie-corea-train-to-busan

Con Yeon Sang-ho a cargo de la dirección, Train to Busan narra la odisea de unos pasajeros de un tren sorprendidos por el apocalipsis zombie. Sí, es lo que estáis pensando: vagones de tren surcados por hordas de zombies, ventanillas salpicadas de sangre y vísceras, una carrera hacia la salvación plagada de obstáculos.

La cinta surcoreana puede presumir de un impecable ritmo narrativo y de una crueldad extrema en cada giro argumental. Y, sobre todo, de unos zombies terroríficos, salvajes, que te miran a los ojos y hasta casi sonríen antes de despedazarte. Así que, si alguna vez soy un zombie, quiero ser un zombie coreano.

cine-zombie-corea-train-to-busan

¿Qué villano de Halloween eres según tu horóscopo?

¿Qué sería del cine de terror (y de nuestras vidas) sin esos villanos que pueblan nuestras pesadillas y nos atemorizan por las noches? Todos tenemos nuestro ‘monstruo’ predilecto, ese que nos fascina y aterroriza a la vez. Pero… ¿a cuál de ellos nos parecemos más? Para descubrirlo, solo necesitas saber tu horóscopo.


SIGNOS DE TIERRA (Capricornio, Tauro y Virgo)

Según la astrología, los signos del zodiaco pertenecientes al elemento Tierra (es decir, Capricornio, Tauro y Virgo) son personas analíticas que estudian cada una de las situaciones de su vida. Son ambiciosos y, si algo les importa de verdad, van a por ello. Enemigos de los soñadores, los signos terrestres son cautelosos, perseverantes y muy perfeccionistas. Esto les hace parecerse mucho a…

JIGSAW – Saga SAW

jigsaw-que-villano-terror-eres-segun-horoscopo

Jigsaw, el asesino del puzzle de la saga SAW, es muy práctico y calculador. Sus torturas están planeadas desde el principio y corresponden un auténtico reto para los desgraciados que se someten a ellas. No hay detalle que se le escape, ni un solo hilo suelto en su macabro plan. Así que, si eres un signo de Tierra… que empiece el juego.


SIGNOS DE FUEGO (Aries, Leo y Sagitario)

Llega el turno de los más ardientes del zodiaco. Aries, Leo y Sagitario son signos de Fuego, es decir, personas muy activas, impulsivas y pasionales. Son muy seguros y confían a ciegas en sus propios impulsos. Eso sí, a veces pueden llegar a ser un poquito agresivos, al igual que…

CHUCKY – El muñeco diabólico

chucky-villanos-terror-horoscopo

Siempre he jugado con Barbies y ahora ya entiendo por qué. Es mejor no estar en la misma habitación que Chucky, un muñeco que querrá jugar contigo, sí, pero a su manera. Es muy impulsivo y, cuando menos te lo esperes, puedes acabar cayendo en sus manos de juguete. Si eres Aries, Leo o Sagitario, lo entenderás, ¿verdad? Valoras tu instinto por encima de todo y a veces no puedes controlar tu carácter. Pero solo a veces.


 

SIGNOS DE AGUA (Piscis, Cáncer y Escorpio)

¿Y qué pasa con los signos de Agua? Los que pertenecemos a este grupo, es decir, Piscis, Cáncer y Escorpio, somos unos soñadores. Sí, eso es lo que mejor nos define. Nuestra imaginación nos hace soñar despiertos en todo momento y ser muy creativos. Eso sí, somos extremadamente sensibles y tendemos a tener altibajos emocionales constantes. Por todo ello, el villano de cine de terror con el que más tenemos en común es…

Freddy Krueger – Pesadilla en Elm Street

freddy-krueger-villanos-terror-horoscopo

¿Y quién si no? Freddy Krueger es ese asesino que utiliza el mundo de los sueños para matar. La imaginación es su arma más poderosa y con ella consigue atacar los puntos débiles de sus víctimas. Y, por supuesto, es el villano más cool (como los signos de Agua).


SIGNOS DE AIRE (Acuario, Géminis y Libra)

Si los signos de Aire (Acuario, Géminis y Libra) pertenecieran al mundo de Harry Potter, su casa de Hogwarts sería Ravenclaw. La inteligencia es una de sus mayores cualdidades, pero también son emocionales. Les encanta relacionarse con los demás y son buenos comunicadores, como es el caso de…

Norman Bates – Psicosis

norman-bates-psicosis-villanos-terror-horoscopo

Psicosis de Alfred Hitchcock marcó un antes y un después en el género slasher y, sobre todo, nos regaló uno de los personajes más interesantes del cine. Norman Bates afable y simpático. Le gusta charlar con los que visitan el Bates Motel, aunque cuando los clientes se marchan, todo cambia. Su inteligencia hace que nadie sospeche de que, de puertas para adentro, guarda un secreto muy oscuro. ¿Esconderán también algo los signos de Aire? Vigilémosles por si acaso.

¿Habrá crossover entre ‘The Walking Dead’ y ‘Fear The Walking Dead’?

Hace bastante tiempo que no escribo por aquí, así que he decidido “inaugurar” mi regreso con dos de mis series favoritas: The Walking Dead y Fear The Walking Dead.

Mucho se habla de un posible crossover entre las series hermanas, un encuentro cara a cara entre Rick y Madison, entre Daryl y Nick, entre Maggie y Alicia. Sí, por soñar que no quede, pero… ¿es realmente posible este crossover? ¿Qué piensa el propio reparto?

Ayer tuve el placer de acudir al evento fan de Fear The Walking Dead organizado en Madrid por AMC, en el que los actores Rubén Blades (Salazar) y Daniel Sharman (Troy) respondieron preguntas sobre la serie.

fear-the-walking-dead-evento-fan-madrid-españa-amc

Daniel Sharman y Rubén Blades en Madrid (24/07/2017).

Además de adelantarnos que la segunda parte de la temporada 3 (que ya tiene fecha de estreno, 11 de septiembre) tiene aún más acción, sangre y vísceras que la primera, nos contaron curiosidades del rodaje (por ejemplo, cada vez que un personaje muere en la ficción, les cuesta mirar a los ojos al actor que lo interpreta) y aplaudieron el feminismo y la diversidad racial presente en la serie. Pero, sin duda, una de las cuestiones estrella fue la de una asistente que preguntó si en algún momento iba a hacerse un crossover. ¿Qué respondieron los actores?

Daniel fue el más tajante y respondió que no le gustaría que se hiciera este crossover puesto que Fear The Walking Dead The Walking Dead “son dos series muy diferentes”. Algo menos reacio se muestra Robert Kirkman, productor y autor de los cómics, que en la Comic Con 2017 no descartó del todo la idea, aunque reconoció que este crossover sería muy difícil puesto que las líneas temporales y las localizaciones de la serie no coinciden. “Fear the Walking Dead tiene lugar más o menos en torno a la primera y segunda temporada de The Walking Dead”, explicó el guionista, “La octava temporada de The Walking Dead tiene lugar teóricamente durante la séptima temporada de Fear the Walking Dead“.

Parece que habrá que esperar para que las ficciones confluyan y los personajes de ambas series se conozcan. De momento, nos conformaremos con los nuevos capítulos de Fear The Walking Dead (llegan el 11 de septiembre) y la octava temporada de The Walking Dead (se estrena el 22 de octubre).

¿Por qué mis series favoritas son de terror?

Me he percatado de algo: la mayoría de series que sigo son de terror. Es algo que no puedo evitar. Donde esté un buen drama macabro o una comedia terrorífica, que se quite todo lo demás. Así que, sin más dilación, os dejo algunas recomendaciones especialmente dedicada a los seriéfilos amantes del género de terror:

1. The Walking Dead (AMC)
Sí, soy consciente de que ‘The Walking Dead’ es un producto de masas, una serie seguida por millones de espectadores como, por ejemplo, ‘Juego de Tronos’. Aun así, yo no me cansaré nunca de recomendarla a todos aquellos que, por increíble que parezca, todavía no han visto ni un solo capítulo. A lo largo de sus 7 temporadas, ‘The Walking Dead’ ha sabido renovarse y no perder el ritmo, fidelizando a una audiencia que sigue la serie no solo por sus genialmente caracterizados zombies, sino por unos personajes con los que es fácil empatizar y a los que duele mucho verles morir en pantalla.

personajes-the-walking-dead-series-terror

2. Penny Dreadful (HBO)
Amo esta serie porque ha sacado de los libros clásicos de terror a personajes como Drácula, Frankenstein o Dorian Gray para protagonizar una trama gótica de lo más emocionante. La serie recrea a la perfección el Londres más tenebroso del siglo XIX, todo ello con un reparto estelar claramente dominado por la gran Eva Green.

penny dreadful-series-de-terror

3. Scream Queens (FOX)
Reconozco que a veces me pongo muy pesada con esta serie, pero es que no me puede gustar más. Para mí es de las mejores comedias de los últimos años y un genial homenaje al género slasher. Tiene un regusto noventero afrodisíaco y cuenta con actores míticos como Jamie Lee Curtis o John Stamos. Si queréis saber más sobre la serie protagonizada por las insoportablemente divertidas Channels (Emma Roberts, Abigail Breslin y Billie Lourd), aquí podéis leer más.

scream-queens-series-de-terror

4. Bates Motel (Universal)
Quién tras ver ‘Psicosis’, una de las películas más famosas de Alfred Hitchcock, sintiera curiosidad de saber más sobre la relación entre Norman Bates y su madre, esta es su serie. ‘Bates Motel’ es una precuela del clásico de Hitchcock ambientada en la actualidad, pero plagada de guiños a los años 60. También os he hablado antes de ella por aquí.

bates-motel-series-de-terror-recomendaciones

5. Stranger Things (Netflix)
Había pensado en reservar mi quinto puesto de series a ‘Hannibal’ o a ‘American Horror Story’, pero creo que el fenómeno ‘Stranger Things’ debía tener su lugar en esta lista. Es cierto que es más una serie de ciencia ficción que de terror, pero en ella abundan referencias a iconos del cine de horror como ‘Alien’ o ‘Jaws’. A todo esto hay que sumar su tétrica estética y su macabro monstruo protagonista, el Demogorgon.

stranger-things-joyce-series-de-terror

Espero que os haya gustado este repaso por mis series de terror favoritas. ¿Me recomendáis alguna más?

P.D: Sé de una serie que posiblemente ocupe un lugar en futuras listas y, por supuesto, en mi corazón. Se trata de ‘Santa Clarita Diet’, la última apuesta de Netflix que podremos ver a partir de febrero. Ya os contaré, amigos.

¿Qué es el género grindhouse?

Uno de los espacios más apasionantes del cine de terror es el género grindhouse. Surgido alrededor de los años 70 en Estados Unidos, el cine grindhouse narra sus historias de una forma muy sangrienta. Y es que los temas que trata no son muy complejos que digamos, destacando tramas como el canibalismo, el sexo y el subgénero Z.

En las películas grindhouse, en su gran mayoría producciones de bajo presupuesto, podemos ver zombies y otros monstruos, además de tramas propias del cine slasher. El sexploitation también es muy recurrente, es decir, mezclar violencia, sadismo y sexo en películas muy gráficas e impactantes. Además, era común en los cines y teatros proyectar varias cintas de este género en una única sesión y a precios muy bajos. Esto es lo que hicieron Robert Rodríguez y Tarantino con sus respectivas obras ‘Planet Terror’ y ‘Death Proof’, dos historias con puntos de unión entre sí que agrupadas se titularon precisamente ‘Grindhouse’, proyectándose en cines de forma conjunta.

planet-terror-grindhouse

‘Planet Terror’, (2007)

El género grindhouse fue toda una revolución en las décadas de los 70 y 80. En contraposición con el cine de directores como Martin Scorsese, Woody Allen y Kubrick, el cine grindhouse producía películas de fácil visionado y comprensión, creadas simplemente para el disfrute (o para el horror) del espectador. Sin embargo, eso no quiere decir necesariamente que se trate de un género de mala calidad. Económicamente hablando, es fácil hacer este tipo de películas, lo que precisamente supuso un trampolín para directores que no contaban con demasiado presupuesto. Lo que no es sencillo es saber cómo combinar los distintos atributos de este género (violencia, sexo, terror, fantasía, etc.), aderezando esta este cóctel con una buena dosis de humor negro.

death-proof-grindhouse-tarantino

Erotismo tarantiniano en ‘Death Proof’ (2007)


“Cualquiera puede hacer cine grindhouse, pero no cualquiera puede hacerlo bien”
. Así resumiría la esencia de este tipo de cine no apto para estómagos delicados. Entre los que sí lo hicieron bien porque sus películas se han convertido en obras de culto, está el (para mí, infravalorado) Ed Wood con ‘Plan 9 del espacio exterior’ (1959), el gran Wes Craven con ‘La última casa a la izquierda’ (1972) y hasta el mismísimo Peter Jackson, del que nadie habría pensado que haría trilogías como ‘El señor de los anillos’ tras ver su ópera prima, ‘Bad Taste’ (1987).

A estos clásicos se suma el ya citado proyecto de Robert Rodríguez y Quentin Tarantino, ‘Grindhouse’ (2007), todo un homenaje al mundo del terror y, más concretamente, a las producciones de serie B que hacían temblar y reír a partes iguales. Mientras que Tarantino se ocupó del guion de ‘Death Proof’, más cercana al slasher, Rodríguez optó por la vertiente más extravagante, alienígena y explícita con ‘Planet Terror’. Las tramas están relacionadas y tienen personajes en común. Además, un detalle curioso es que el propio Tarantino aparece como actor en ambas películas, aunque en este caso interpretando a personajes diferentes. Pero, de lo que no cabe duda es de que juntas forman un tándem explosivo que pocos cinéfilos han conseguido olvidar.

grindhouse-cartel-tarantino-robert-rodriguez

Cartel de presentación de ‘Grindhouse’ (2007)

 

Pesadillas para adultos

He crecido leyendo los libros de la saga ‘Pesadillas’ de R.L. Stine y, de hecho, fue gracias a ellos (y a películas como ‘Pesadilla en Elm Street’) por lo que me empecé a interesar por el mundo del terror. La nostalgia me puede y echo mucho de menos recorrerme la biblioteca municipal en busca de libros nuevos de ‘Pesadillas’. Por eso, no pude evitar ver como la fan más fiel la película homónima de 2015 basada en esta colección de terroríficos libros infantiles y en la figura de R.L. Stine, un film bastante mejorable pero entretenido.

Películas frikis aparte, hace poco he tenido el placer de leer ‘Superstitious’, la primera novela de terror para adultos de R.L. Stine. A pesar de que se publicó en el año 95, desconocía por completo su existencia y me llevé una gran sorpresa al localizar un ejemplar en la biblioteca. No sabía lo que me iba a encontrar ni si el estilo del autor diferiría mucho con su narración en ‘Pesadillas’, su serie de libros juvenil. Pero sí, la diferencia es evidente y en ‘Superstitious’ vemos a un escritor mucho más diabólico, sanguinario y morboso. Y eso, por supuesto, es de agradecer.

R L Stine pesadillas terror

Robert Lawrence Stine, el creador de nuestras pesadillas

Al más puro estilo de ‘Los crímenes de Oxford’, pero mucho más salvaje, ‘Superstitious’ tiene como escenario un campus universitario donde tienen lugar violentos y sangrientos asesinatos. Sara Morgan elige precisamente este momento para regresar a la universidad y volver a estudiar, lugar donde conoce al profesor Liam O’Connor. Su acento irlandés y sus supersticiones son rasgos que a Sara le parecen encantadores y hacen que se enamore de él, pero los crímenes del campus y otros sucesos aún más inquietantes empañan esta historia de amor idílica.

Aunque esta novela no tuvo tan buena acogida como los libros de ‘Goosebumps’ (‘Pesadillas’), éxito difícil de superar, merece la pena leer al R.L. Stine más maduro en una historia a la que no le falta detalle: violencia, sexo (¡y rock and roll!) y sucesos paranormales.

Nota: En España podéis encontrar el libro traducido como ‘Superstición diabólica’.

Listen

Sandy estaba feliz y últimamente era difícil que eso ocurriera. Habían pasado siete meses desde la muerte de su hermano, pero aún no había podido superarlo. Brandon no solo era su hermano, sino su amigo, un compañero apenas unos minutos mayor que ella. Era su hermano mellizo y no se hacía a la idea de no escucharle tararear canciones de Linkin Park en la ducha, de no pelearse con él por quedarse con la mejor parte de la empanada de mamá, de no ver los hoyuelos que surgían en su rostro juvenil siempre que reía. Llevaban dieciocho años compartiendo experiencias y ahora ya no quedaba nada. Fue la propia Sandy quien encontró su frío cadáver sobre la alfombra de su habitación. Llevaba su camiseta favorita, la de la caricatura de Steve Jobs, y sus grandes cascos reposaban sobre sus orejas aún emitiendo sonidos amortiguados. Amaba la música y hasta la propia muerte le sorprendió escuchándola. Eso reconfortaba un poco a Sandy.

La cuestión era que, tras siete meses de noches sin dormir y lágrimas en los lavabos del instituto, Sandy se sentía preparada para pasar página. Había decidido entrar en la habitación de Brandon y echar un vistazo a sus cosas para bucear en los recuerdos. Todo estaba como el día que se fue, excepto su cadáver, claro. Sandy pensó en hojear un rato sus cómics, pero entonces vio sobre el escritorio la caratula de un CD. La portada era negra y unas letras verdes y difusas dibujaban la palabra “DANGER”. San no conocía el grupo, pero si le gustaba a su hermano, tenía que ser bueno. Brandon le había demostrado a lo largo de su vida juntos que tenía buen gusto musical (excepto cuando le dio por escuchar a Fall Out Boy, claro). La cuestión es que Sandy confiaba en él, y no solo musicalmente hablando, así que abrió la carcasa y sacó el CD, ligeramente desgastado por el uso.

Pulsó el botón del play de su discman y algo empezó a sonar. Parecía música, pero Sandy no está del todo segura. “Qué single tan extraño”, pensó. Gritos. Rasguños. “¿Qué diablos está sonando?”, gritó Sandy para sus adentros. Sintió el sudor frío, gélido, sobre su frente. Le faltaba el aire. Intentó gritar, pero no logró articular ni una sola palabra. Le ardía la garganta y le escocían los ojos. La música, si es que podía llamarse así, seguía sonando. Era desesperante. Ni siquiera sabía lo que estaba escuchando, pero no podía quitarse los cascos. Lo intentó, pero había algo que la retenía. Empezó a dolerle el pecho como si le estuvieran clavando un puñal oxidado. Sentía que su cuerpo se partía por la mitad y que su cabeza estaba a punto de reventar. Jamás había experimentado tanto dolor ni tanta desesperación. No había sangre ni heridas, pero ella sentía que se rompía por dentro, que la música la estaba destrozando. “Esta es la música que Brandon estaba escuchando antes de morir. Esta es la música que le mató”. Los pensamientos viajaron fugazmente por la mente de Sandy, pero ya era demasiado tarde.

Marcus atraviesa el umbral de la puerta con cierta timidez. La madre de Brandon y Sandy, con gesto triste e inexpresivo, le guía hasta la habitación. “Coge lo que quieras. Yo ya no quiero ver estos objetos. Yo la quiero a ella, y a él, y… ya no están”, le dice la desdichada mujer en tono frío, luchando por no derrumbarse. Marcus asiente con la cabeza un poco nervioso. Se siente un poco mal por estar allí, en la casa de sus vecinos muertos, pero la propia señora Nesbitt le ha pedido que echara un vistazo a las cosas de sus hijos y se llevara lo que quisiera. La vista de Marcus recorre las estanterías y ve de todo: cómics, libros, gorras… Y, entonces, ve el CD. “¿Seguro que no quieres llevarte nada más?”, pregunta indiferente la señora Nesbitt. Pero no hay nada que le interese más que el CD de ‘Danger’. No conoce al grupo, pero no le importa: el disco le ha hipnotizado y sabe que tiene que llevárselo, que es lo único que merece la pena de aquel solitario cuarto juvenil. “No, gracias, señora Nesbitt. Me llevo solo esto. Lo pondré esta noche en mi fiesta de cumpleaños en honor a Brandon y Sandy. Quiero que todos lo escuchen”.

¿Merece la pena ver ‘Victor Frankenstein’?

Hacer una película sobre una historia tan conocida como la del monstruo de Frankenstein no es tarea fácil. Por eso, sentía mucha curiosidad por ‘Victor Frankenstein’ de Paul McGuigan, precuela en la que el doctor Frankenstein y su ayudante Igor son interpretados por dos de mis actores favoritos, James McAvoy y Daniel Radcliffe.

victor-frankenstein-radcliffe-mcavoy

Está bien arriesgar y eso es algo demostró Burr Steers con ‘Orgullo, prejuicio y zombies’ en su macabra versión de la novela más famosa de Jane Austen. McGuigan ha intentado hacer lo mismo con el clásico de Mary Shelley pero, en mi opinión, no con el mismo éxito. Si tuviera que resumir ‘Victor Frankenstein’ en una sola frase, la definiría como “una película que promete mucho y cumple poco”.

La primera parte de la cinta sí merece la pena, pues en ella profundizamos en el personaje de Igor Strausman (que en realidad no es Igor Strausman, pero eso ya lo veréis) de la mano de un expresivo y sensible Daniel Radcliffe. También me gusta la interpretación de Frankenstein de James McAvoy, que le aporta cierta rebeldía de la que carece en otras versiones del clásico y en el propio libro de Shelley. La película empieza así como una precuela original y divertida, en la que los inicios de la amistad entre el doctor y su ayudante se plantean de una forma diferente, mezclando el terror con el humor ácido.

igor-daniel-radcliffe

Bravo, Daniel, bravo.

Lo que bien comienza, no siempre bien acaba. Esta ‘comedia de terror’ va dejando paso a muchas (¡¡demasiadas!!) escenas de acción que distraen y abruman al espectador, perdiendo profundidad en los personajes y en tramas más interesantes como la relación de los protagonistas o la propia creación del monstruo. Y así es hasta el final, un desenlace un poco insípido y ligeramente abierto. O eso da a entender.

Respondiendo a la pregunta que se plantea en el título, sí, merece la pena ver ‘Victor Frankenstein’. Merece la pena siempre que no tengas nada mejor que hacer, claro.