¿Te atreverías a estar dentro de una película de terror?

“Mira detrás de ti. ¡¡Detrás de ti!! Pero corre. Corre. ¡¡¡CORRE!!!”

Ver una película de terror es toda una experiencia, al menos para mí, que me adentro tanto en las historias que acabo gritando a la tele como si los personajes de la peli pudieran escuchar mis advertencias. “Bah, si estuviera yo allí, no me entretendría tanto y salía corriendo rápidamente. O me subiría al coche. Y bajo ningún concepto subiría a la planta de arriba, porque así el asesino te atrapa seguro”. Seguramente no sea la única que muchas veces se ha puesto en la piel de los personajes, que se ha imaginado en esa situación, que ha mediodeseado estar dentro de la película. Me gusta imaginar qué haría yo si estuviera en el lugar de los protagonistas, cómo escaparía de los psicópatas y monstruos y si conseguiría sobrevivir o no. Y, por suerte o por desgracia, ahora podría cumplir este oscuro sueño…

En San Diego (California) se encuentra la casa del terror “más extrema” del mundo, McKamey Manor. De hecho, es tan escalofriante que nadie ha conseguido completar su recorrido, que puede durar hasta 7 horas, y que comprende toda clase de desagradables escenarios. No, no pienses que es como el Caserón del Terror del Parque de Atracciones de Madrid en el que los “monstruos” de la casa no te pueden tocar (supuestamente), pues a los actores de la atracción californiana no solo les está permitido tocar a los asistentes, sino introducirles en bañeras llenas de sangre, amordazarles y hasta darles de comer asquerosos y pestilentes platos.

A pesar del horror que experimenta todo aquel que se atreve a entrar, la lista de espera para probar esta terrorífica experiencia es de 24.000 personas, un número que crece ahora que Halloween está tan cerca. Siendo sincera conmigo misma y a pesar de que me guste todo lo relacionado con el terror, no sé si me atrevería a entrar (y si lo hiciera, no creo que durara más de 10 minutos). Sin embargo, si sois más valientes que yo, tenéis más de 21 años, andáis bien de salud y estáis cerca de San Diego, esta es vuestra oportunidad para vivir una película de terror… desde dentro. ¡Ah! Y lo mejor de todo es que entrar es gratis, así que no podéis poner de excusa vuestras carteras vacías. Si alguno probáis algún día esta experiencia, os ruego que me lo contéis todo con detalle. Y no vale haceros los valientes, porque cada vez que McKamey Manor abre sus puertas (solo se permiten dos personas por visita), se filma todo el recorrido, por lo que os podré ver implorando que os saquen de allí, como hacen muchas de las personas del vídeo que os adjunto a continuación (y que no recomiendo ver si acabáis de comer algo).