Los mejores zombies son coreanos

El género de terror nos ha regalado criaturas memorables: vampiros, licántropos, momias y, por supuesto, zombies.

El zombie es mi monstruo favorito con diferencia. Creo que está infravalorado, que se le tacha de ‘bobo’, que se le ignora por no ser tan vigoroso como el hombre lobo, ni tan escurridizo como el fantasma, ni tan misterioso como el vampiro. Pero lo cierto es que el zombie es con el que más tenemos en común los humanos. Al fin y al cabo, el zombie es un humano muerto que se aferra a la existencia con todas sus fuerzas. El resto de criaturas nos son más lejanas con sus poderes sobrenaturales y sus aires de superioridad.

Sí, definitivamente, me quedo con los zombies. Pero… ¿qué zombies? ¿Los caminantes lentos y desorientados de The Walking Dead? ¿Los muertos veloces e impersonales de World War Z? ¿O los simpáticos de Zombies Party? Hasta ahora, mi elección habría sido con R, el protagonista de Memorias de un zombie adolescente (lo siento, sigo teniendo una fangirl dentro de mí). Pero todo ha cambiado desde que he visto la película Train to Busan.

cine-zombie-corea-train-to-busan

Con Yeon Sang-ho a cargo de la dirección, Train to Busan narra la odisea de unos pasajeros de un tren sorprendidos por el apocalipsis zombie. Sí, es lo que estáis pensando: vagones de tren surcados por hordas de zombies, ventanillas salpicadas de sangre y vísceras, una carrera hacia la salvación plagada de obstáculos.

La cinta surcoreana puede presumir de un impecable ritmo narrativo y de una crueldad extrema en cada giro argumental. Y, sobre todo, de unos zombies terroríficos, salvajes, que te miran a los ojos y hasta casi sonríen antes de despedazarte. Así que, si alguna vez soy un zombie, quiero ser un zombie coreano.

cine-zombie-corea-train-to-busan

Anuncios

6 razones para dar una oportunidad a ‘Fear The Walking Dead’

El otoño es una fecha especial para algunos de nosotros que, en vez de pensar en hojas doradas cayendo de los árboles, soñamos con zombies sedientos de sangre y hambrientos de vísceras y de carne humana. Pero mientras esperamos la llegada de la sexta temporada de ‘The Walking Dead’ en octubre, podemos ir disfrutando de un delicioso aperitivo: ‘Fear The Walking Dead’.

Hace ya una semana que se estrenó el primer capítulo del esperado spin-off de ‘The Walking Dead’ y estoy deseando ver el siguiente capítulo. No sabía lo que me iba a encontrar y lo cierto es que tenía mis dudas sobre la calidad de la serie. ¿No se estaría explotando ya demasiado el “fenómeno The Walking Dead”? ¿Tendrían sus creadores, Robert Kirkman y Dave Erickson, la suficiente imaginación para crear una propuesta diferente y original? Aunque habrá que esperar a que transcurran más capítulos para responder con más firmeza a estas preguntas, el primer capítulo me ha dejado un sabor más que bueno. ‘Fear The Walking Dead’ ha recuperado en su inicio la esencia más tétrica y emocionante de ‘The Walking Dead’ y ha lanzado un dardo de esperanza a todos los fans del universo zombie. Si aún no la habéis visto, os ofrezco unas cuantas razones para que os animéis a hacerlo. ¡Vamos allá!

1. Si ‘The Walking Dead’ es cool, ¿por qué su hermana no iba a serlo?
Os gusta ‘The Walking Dead’. Estáis enganchados desde que visteis a Rick levantarse de la cama de un destartalado hospital. Sufrís con la muerte de cada personaje, conocéis de memoria cada escondrijo del grupo (la granja, la cárcel, etc.) y os morís por saber el desenlace de esta terrorífica apocalipsis. Entonces… ¿por qué no os iba a gustar ‘Fear The Walking Dead’? Los personajes son distintos y el tiempo, también (la trama de ‘Fear The Walking Dead’ localiza en los momentos antes de estallar el virus, es decir, cuando el mundo todavía no está infestado de zombies y solo hay unos cuantos casos aislados), pero la razón de la serie sigue siendo la misma: sobrevivir a una muerte que te pisa los talones.
fear the walking dead españa

2. No es un sustituto, sino un complemento
Como ya he dicho, las historias de ambas series son independientes y, por tanto, permiten observar la apocalipsis zombie desde un punto de vista distinto. Quizá ‘Fear The Walking Dead’ responda a algunas incógnitas que se plantean en ‘The Walking Dead’, sobre todo en relación al surgimiento de la plaga zombie y su posterior desarrollo y expansión.

3. Frank Dillane
Es cierto que estamos acostumbrados a los brotes de locura de Rick, al rugido de la moto de Daryl y al brillo de la hoja de la katana de Michonne, pero conocer a personajes nuevos siempre provoca curiosidad. ¡Seguro que acabamos cogiendo cariño también a la familia Clark! Sea como sea, a mí me ha parecido especialmente interesante el personaje de Nick, el hijo drogadicto de la familia Clark. El actor que se pone en su piel es Frank Dillane, hijo del también actor Stephen Dillane (‘The Hours’, ‘Juego de Tronos’). Además, Frank interpretó a Tom Riddle (es decir, Voldemort de joven) en ‘Harry Potter y el misterio del príncipe’), con lo cual se ha ganado toda mi simpatía.

Nick (Frank Dillane), el indiscutible protagonista del inicio de 'Fear The Walking Dead'

Nick (Frank Dillane), el indiscutible protagonista del inicio de ‘Fear The Walking Dead’

4. Poderío femenino
Aunque todavía es pronto para hablar, creo que los personajes femeninos de ‘Fear The Walking Dead’ no nos van a dejar indiferentes. Me gusta mucho el personaje de Madison, una mujer trabajadora, valiente y con carácter. En este primer capítulo se ha tenido que enfrentar con situaciones muy duras y desagradables como el incidente de Nick, pero a pesar de eso no se ha derrumbado ni una sola vez delante de sus hijos. Creo que es importante que las series promocionen el modelo de la mujer fuerte, y no el de la mujer sumisa en apuros al que el cine y otras series nos tienen acostumbrados. De hecho, estaría muy bien que Madison ostentase el rol de líder al estilo de Rick en ‘The Walking Dead’, aunque como ya he dicho, aún es pronto para aventurarse.

5. ¿Posible crossover?
En principio, ‘The Walking Dead’ y ‘Fear The Walking Dead’ son dos series independientes, con tramas y personajes distintos. Sin embargo, ambas historias tienen en común el escenario: un apocalipsis zombie. Por ello, no sería raro que más adelante las historias se unieran y los personajes de ambas series se conocieran. Quizá la próxima aventura de Rick y su grupo sea conocer a la familia Clark (y a los que se hayan unido), que también habrá superado miles de obstáculos para sobrevivir desde que se extendió el virus. No sé si esto se hará realidad algún día, pero por soñar que no quede.
the walking dead gif

6. Arma contra los spoilers
Internet es un lugar peligroso y no solo por los hackers y amenazas virtuales similares. Los spoilers son como terribles granadas que campan a sus anchas por Internet y las redes sociales con el objetivo de fastidiarnos el final o detalles importantes del capítulo que aún no hemos visto. Si a estos spoilers habituales le sumas que ‘The Walking Dead’ es una serie basada en un cómic y algunos de los que se los han leído se dedican a desvelar hechos cruciales como la muerte de algunos personajes, el peligro es aún mayor. Como ‘Fear The Walking Dead’ ha sido creada directamente a partir de ‘The Walking Dead’ y no se basa en libros ni cómics, no hay peligro a recibir spoilers de este tipo. Aun así, hay que estar siempre alertas, amigos.

Artículos relacionados:

¿Por qué nos gusta tanto The Walking Dead?

Las mujeres de The Walking Dead

‘No soples mis velas en Halloween’ (Parte 1)

Es curioso que una chica obsesionada con Halloween se llamara Summer. Era un nombre demasiado cursi, demasiado alegre, demasiado color pastel. Pero todos los que la conocían sabían que nada tenía que ver con su personalidad. No es que fuera una emo ni nada de eso, pero sí era una chica un poco siniestra. No, no solo era porque escuchara heavy metal, pues eso era algo que tenía en común con muchos adolescentes de Sparks Town, ni porque llevara pintas extrañas (de hecho, su pelo era “normal”, castaño oscuro, y no se pintaba las uñas de negro ni vestía con túnicas o corsés). Simplemente, Summer sentía debilidad por los libros de terror, por las leyendas urbanas y por las criaturas sobrenaturales. Ah, y por Halloween, tenebrosa celebración que coincidía exactamente con su cumpleaños. De hecho, le encantaba celebrar su nueva edad con un maratón de pelis de terror con sus amigos o invocando a los espíritus a través de la ouija. Lo que no se esperaba es que lo mejor llegaría cuando cumpliera los 19 años…

– Venga, Sum, anímate. Lo vamos a pasar bien y es Halloween. Y es tu cumpleaños.
– Ya lo sé, Alice, pero no te miento cuando te digo que no me encuentro muy bien. Sigo algo resfriada todavía.
– Joder, Summer, no seas gallina. Esta noche vamos a ir a recogerte quieras o no, así que prepara tu mejor disfraz y tu sonrisa más arrebatadora. Porque va Bryan, no sé si lo sabes.
– ¿Bryan? ¿No estaba en Alaska con sus padres?
– Sí, pero ya ha vuelto. Por Halloween. Por tu cumpleaños, tonta. ¿Vas a desaprovechar esta oportunidad?
Summer se mordió el labio inferior mientras jugaba con el cable del teléfono. Sí, todavía usaba un teléfono “antiguo”, de esos que tienen cables y carecen de pantalla. Tras observar sus calcetines de Jack Skellington durante cinco segundos, carraspeó y con voz firme pero divertida dijo:
– Pues claro que iré, Alice. Si sobreviví a diez picaduras de abeja cuando tenía 6 años, ¿qué puede fallar ahora?

Después de muchos retoques, por fin estaba lista. Dios, estaba increíble. No es que se sintiera precisamente sexy, pero Summer pensaba que Halloween no era una festividad para vestirse de vampiresa porno o de brujita juguetona. Había que dar miedo. Y ella, con su melena alborotada y encrespada, con los jirones de piel (de silicona) cayéndose de su rostro y con sus ojos inyectados en sangre, lo inspiraba. Tras dar gracias a Youtube por los fantásticos tutoriales de maquillaje y caracterización que había encontrado, cogió las llaves y salió a la calle. Pensó que sus amigos no tardarían demasiado, y no se equivocó. En apenas dos minutos, vislumbró cinco sombras difusas al final de la calle. A medida que se acercaban, los reconoció a todos, a pesar de los disfraces. Estaba Alice, por supuesto, perfecta de muñeca diabólica con sus dos trenzas rojizas, su corta estatura y su vestido ensangrentado. Los gemelos Ed y Dan no se habían esmerado demasiado: Ed se había cubierto de papel higiénico en un intento de momia y Dan había pringado de gomina su ya de por sí grasiento pelo color trigo, peinado que acompañado de una capa roja demasiado corta y unos colmillos de plástico, le daban el aspecto del vampiro menos terrorífico del mundo. Rachel, sin embargo, estaba increíble con su disfraz de novia cadáver de Tim Burton, sobre todo porque tenía unos ojos enormes y aspecto frágil como la protagonista de la película. Y por último estaba él, Bryan. Sus ojos azules brillaban desde lejos y eran tan dulces que su máscara de Hannibal Lecter parecía menos macabra. Summer sonrió y él le devolvió la sonrisa, haciendo que se sintiera la zombie más dichosa del mundo.

Tras las felicitaciones y los abrazos, el grupo de amigos empezó a caminar por las empedradas calles de Sparks Town. Casi todas las casas estaban decoradas con telarañas de algodón, gatos negros petrificados y siniestros espantapájaros, recibiendo a grupos de niños (y no tan niños) que buscaban llenar sus coloridas bolsas de dulces y chocolatinas. Summer miró la escena con nostalgia, sintiendo que sus recién estrenados 19 años le pesaban más que nunca. Aun así, aunque ya no tuviera edad para asustar al vecindario e hincharse a caramelos, se lo estaba pasando bien. No sabía adónde le llevaban sus amigos, que se miraban entre sí y compartían risitas cómplices. Sentía un cosquilleo en el estómago y se moría de ganas por descubrir la sorpresa que le habían preparado. Lo que nunca se imaginó, es que llegaría a arrepentirse de sus deseos…

– (Parte 2) ‘No soples mis velas en Halloween’

– (Parte 3) ‘No soples mis velas en Halloween’