Listen

Sandy estaba feliz y últimamente era difícil que eso ocurriera. Habían pasado siete meses desde la muerte de su hermano, pero aún no había podido superarlo. Brandon no solo era su hermano, sino su amigo, un compañero apenas unos minutos mayor que ella. Era su hermano mellizo y no se hacía a la idea de no escucharle tararear canciones de Linkin Park en la ducha, de no pelearse con él por quedarse con la mejor parte de la empanada de mamá, de no ver los hoyuelos que surgían en su rostro juvenil siempre que reía. Llevaban dieciocho años compartiendo experiencias y ahora ya no quedaba nada. Fue la propia Sandy quien encontró su frío cadáver sobre la alfombra de su habitación. Llevaba su camiseta favorita, la de la caricatura de Steve Jobs, y sus grandes cascos reposaban sobre sus orejas aún emitiendo sonidos amortiguados. Amaba la música y hasta la propia muerte le sorprendió escuchándola. Eso reconfortaba un poco a Sandy.

La cuestión era que, tras siete meses de noches sin dormir y lágrimas en los lavabos del instituto, Sandy se sentía preparada para pasar página. Había decidido entrar en la habitación de Brandon y echar un vistazo a sus cosas para bucear en los recuerdos. Todo estaba como el día que se fue, excepto su cadáver, claro. Sandy pensó en hojear un rato sus cómics, pero entonces vio sobre el escritorio la caratula de un CD. La portada era negra y unas letras verdes y difusas dibujaban la palabra “DANGER”. San no conocía el grupo, pero si le gustaba a su hermano, tenía que ser bueno. Brandon le había demostrado a lo largo de su vida juntos que tenía buen gusto musical (excepto cuando le dio por escuchar a Fall Out Boy, claro). La cuestión es que Sandy confiaba en él, y no solo musicalmente hablando, así que abrió la carcasa y sacó el CD, ligeramente desgastado por el uso.

Pulsó el botón del play de su discman y algo empezó a sonar. Parecía música, pero Sandy no está del todo segura. “Qué single tan extraño”, pensó. Gritos. Rasguños. “¿Qué diablos está sonando?”, gritó Sandy para sus adentros. Sintió el sudor frío, gélido, sobre su frente. Le faltaba el aire. Intentó gritar, pero no logró articular ni una sola palabra. Le ardía la garganta y le escocían los ojos. La música, si es que podía llamarse así, seguía sonando. Era desesperante. Ni siquiera sabía lo que estaba escuchando, pero no podía quitarse los cascos. Lo intentó, pero había algo que la retenía. Empezó a dolerle el pecho como si le estuvieran clavando un puñal oxidado. Sentía que su cuerpo se partía por la mitad y que su cabeza estaba a punto de reventar. Jamás había experimentado tanto dolor ni tanta desesperación. No había sangre ni heridas, pero ella sentía que se rompía por dentro, que la música la estaba destrozando. “Esta es la música que Brandon estaba escuchando antes de morir. Esta es la música que le mató”. Los pensamientos viajaron fugazmente por la mente de Sandy, pero ya era demasiado tarde.

Marcus atraviesa el umbral de la puerta con cierta timidez. La madre de Brandon y Sandy, con gesto triste e inexpresivo, le guía hasta la habitación. “Coge lo que quieras. Yo ya no quiero ver estos objetos. Yo la quiero a ella, y a él, y… ya no están”, le dice la desdichada mujer en tono frío, luchando por no derrumbarse. Marcus asiente con la cabeza un poco nervioso. Se siente un poco mal por estar allí, en la casa de sus vecinos muertos, pero la propia señora Nesbitt le ha pedido que echara un vistazo a las cosas de sus hijos y se llevara lo que quisiera. La vista de Marcus recorre las estanterías y ve de todo: cómics, libros, gorras… Y, entonces, ve el CD. “¿Seguro que no quieres llevarte nada más?”, pregunta indiferente la señora Nesbitt. Pero no hay nada que le interese más que el CD de ‘Danger’. No conoce al grupo, pero no le importa: el disco le ha hipnotizado y sabe que tiene que llevárselo, que es lo único que merece la pena de aquel solitario cuarto juvenil. “No, gracias, señora Nesbitt. Me llevo solo esto. Lo pondré esta noche en mi fiesta de cumpleaños en honor a Brandon y Sandy. Quiero que todos lo escuchen”.

Razones para amar ‘Pesadilla antes de Navidad’

La Navidad es menos Navidad si no echan ‘Love Actually’ en la tele. Nos guste más o nos guste menos, eso es un hecho. Pero, de la misma forma, ¿qué sería de estas fechas tan especiales sin las películas de terror? Aunque no lo parezca, el género de terror está muy unido a la Navidad y son muchas las películas ambientadas en la época más dulce del año. Algunas son realmente macabras como ‘Black Christmas’, una cinta de culto del 74 de la que se hizo un remake en 2006. Otras, en cambio, son más entrañables pero no obvian toques de excentricidad como ‘Pesadilla antes de Navidad’. La que es una de las producciones más famosas de Tim Burton, se ha alzado como una de las obras maestras de Disney. Realmente, no es que pueda considerarse una película de terror, pero es la película de animación más tétrica que se ha hecho y retrata el lado más oscuro de la Navidad. Así que, seamos niños o mayores, no podemos perder la oportunidad de verla una y otra vez.

La peli perfecta si adoráis la Navidad. Reconocedlo, venga. Seguro que muchos de vosotros adoráis decorar la casa, poner la estrella en lo alto del abeto e hincharos a dulces navideños. Por eso, ver esta cinta debe ser una de las obligaciones de cada Navidad. Y es que tiene imágenes preciosas propias de una postal y, además, hay que reconocer que Jack, un esqueleto con espíritu navideño a raudales, pone todo su empeño por mejorar esta celebración, aunque no todo sale como había planeado…

Jack gozando en Christmas Town

Jack gozando en Christmas Town

La peli perfecta si odiáis la Navidad. Oye, pero no todos tenéis por qué ser unos frikis de los jerseys de renos estampados y de los besos bajo el muérdago. Vamos, que puede que seás unos auténticos Grinchs. Y, en ese caso, esta película también es perfecta para vosotros, porque podréis reíros de los deseos frustrados de Jack de poner su granito de arena para que la Navidad sea una celebración mejor y más feliz.

Deleite para la vista. Si os gusta Tim Burton, seguro que una de las razones principales es que os atraen sus dibujos, sus siniestros personajes, su estilo único y cuidado. Jack Skellington se ha convertido en todo un icono de la personalidad burtoniana (y también de la cultura emo, para qué vamos a mentir…), aunque también son muy hipnóticos otros personajes de la cinta como el malvado Oogie Boogie o Zero, el entrañable perrito de Jack. De hecho, la película fue nominada en el 93 a un Óscar por sus efectos visuales.

Selfie halloween-navideño

Selfie halloween-navideño

– All I want for Christmas is… LOVE. En Ciudad Halloween no hay sitio para la Navidad ni para el amor. ¿O sí? Burton ha demostrado que, a pesar de la terrorífica ambientación de sus películas, le gustan las historias de amistad y de amor. El aspecto de Jack puede inspirar miedo, pero en realidad alberga un corazón que anhela amar y ser amado, cuyo deseo se cumple con Sally, una muñeca de trapo de lo más peculiar.

Bonita pareja, ¿eh?

Bonita pareja, ¿eh?

– Una banda sonora de miedo. Otra de las pasiones secretas de Jack Skellington es la música y no son pocas las veces que el gracioso esqueleto canta en la película. ‘¿Qué es?’ es una de las canciones más divertidas, aunque no cabe duda de que la melodía estrella de la cinta es ‘This is Halloween’, que cuenta con varias versiones (como la de Panic at the disco!), aunque las más famosas son las interpretadas por Marilyn Manson y Danny Elfman.

Posts relacionados:

– Así eres según tu peli favorita de Tim Burton
– ¿Por qué nos atrae tanto Tim Burton?
– Tim Burton y Dalí, el universo de los locos

Música y terror: 12 videoclips que te harán temblar

A los que nos gusta el terror, queremos “consumirlo” en forma de literatura, de cine y hasta de series. Solemos perdernos entre páginas de libros portadores de historias escalofriantes. También nos encanta recrearnos en siniestras imágenes y grabar en nuestras pupilas icónicas escenas del cine de terror. Pero lo cierto es que los escritores y los cineastas no son los únicos que sienten predilección por este género y que lo plasman en sus obras artísticas… La música, esa gran creación de Dios (o del diablo), también protagonizada una tormentosa y apasionada relación con el terror. Son muchos los grupos y cantantes que idean y protagonizan videoclips que más bien parecen películas de miedo. Y nosotros, fieles siervos del género, estamos encantados. Música y terror unidos… ¿qué más se puede pedir?

¡Bu!

                                       ¡Bu!

Son muchos aquellos músicos que han caído en las oscuras y decrépitas redes del horror, por lo que yo simplemente he hecho una pequeña selección de videoclips que te harán sentir escalofríos. ¿Los conocéis? ¿Hay alguna ausencia esencial? Como siempre, sugerencias, opiniones, críticas y bombas fétidas en el apartado de comentarios. Ahí va el ranking, amigos:

12. ‘Disconnected’ (Keane)
Comenzamos con un videoclip made in Spain. Juan Antonio Bayona (director de exitosas películas como ‘Lo imposible’) es el artífice del videoclip de ‘Disconnected’, canción del álbum ‘Strageland’ de Keane. Parece que la banda británica hizo bien en confiar en Bayona para transformar su música en imágenes, ya que este videoclip con una estética muy similar a la de la película ‘El Orfanato’ y protagonizado por la actriz Leticia Dolera (‘Rec 3: Génesis’), fue elegido el mejor vídeo del año en 2012 por la revista británica Q.

11. ‘Transylvania’ (McFly)
El famoso grupo británico McFly mezcló terror y humor en este divertido videoclip para su canción ‘Transylvania’. En él, los miembros de la banda (Tom, Dougie, Danny y Harry) se enfundan en trajes, vestidos (sí, de mujer) y pelucas de época para entonar el pegadizo estribillo de la canción. El escenario es un tétrico castillo y entre las escenas, grabadas en blanco y negro, destacan algunas imágenes que aluden a personajes célebres como el monstruo de Frankenstein.

10. ‘Total eclipse of the heart’ (Bonnie Tyler)
Recordáis a Bonnie Tyler y su voz rasgada, ¿verdad? Imaginadla cantando en una siniestra mansión rodeada de un coro poseído. Precisamente así aparece en el vídeo de la famosísima canción ‘A total eclipse of the heart’.Si alguno no lo habéis visto, preparaos para disfrutar de casi 6 minutos de arte (tanto por la música como por las imágenes) y de una de las divas de los años 80.

9. ‘I miss you’ (Blink 182)
Uno no ha tenido una adolescencia de verdad si no ha sido fan de Blink 182 (venga, seguro que al menos os gusta ‘Dammit’). Acostumbrados a que sus videoclips sean cañeros o también irónicos y divertidos (como el de ‘All the small things’), el vídeo de ‘I miss you’ destaca por su bella fotografía que hace disfrutar y estremecerse a partes iguales. Y las alusiones sexuales, un toque de lo más guay.

8. ‘Crush on you’ (Nero)
Seguro que ningún miembro de The Jets se imaginó que más de 20 años después de su éxito ‘Crush on you’, la banda electrónica Nero produciría un cover de su canción, acompañado de un videoclip muy, muy inquietante. Ya no es solo que la música (la de la versión de Nero, claro) resulte perturbadora y agobie un poco, sino que con la trama del vídeo y sus siniestras imágenes os pensaréis dos veces romper el corazón a una chica. Y si no, ved el terrible destino que le espera al protagonista por ser un rompecorazones…

7. ‘The ballad of Mona Lisa’ (Panic! at the disco)
Panic! at the disco no podía faltar en esta lista. Aparte de ser geniales y tener canciones muy, muy guays (también muy propias de adolescentes locos por Blink y My Chemical Romance), la estética de sus videoclips suele ser muy cuidada y excéntrica. Si el vídeo de ‘I write sins not tragedies’ ya daba mal rollo (recrea una boda que, más que romántica, es tétrica), ‘The ballad of Mona Lisa’ aún más. El protagonista no es otro que el cadáver de Brendon Urie, el cantante, así que ya os podéis imaginar.

6. ‘Another brick in the wall’ (Pink Floyd)
No sé si os gustarán los niños, pero hay que reconocer que a veces dan verdadero miedo. Si no, pensad en películas como ‘Los chicos del maíz’ o ‘El exorcista, en las que son los más pequeños los que nos hacen gritar. Los integrantes de Pink Floyd apostaron por este “terror infantil” para crear uno de los videoclips más famosos de todos los tiempos, el de ‘Another brick in the wall’. No sabréis si compadeceros de los niños protagonistas o salir huyendo despavoridos lejos de ellos. A vuestra elección lo dejo.

¡¡¡¡Llegamos al TOP 5!!!!

5. ‘Kids’ (MGMT)
Y, hablando de niños, son ellos los que abren el top 5 de videoclips de terror. Descubrí este vídeo hace poco tiempo y me pareció absolutamente genial. En él, aparecen unas asquerosas criaturas que solo pueden ver los niños, que lloran y gritan muertos de miedo. Y claro, como sus padres no pueden ver a estos monstruos, no les hacen ni caso. No os lo perdáis porque es de esos vídeos con los que no sabes si reír o sentir miedo.

4. ‘Hard Rock Hallelujah’ (Lordi)
Eurovisión, año 2006. España, como sucede muchas veces en este certamen, hace el ridículo con Las Ketchup. Finlandia, en cambio, sorprende llevando una canción de heavy metal, ‘Hard Rock Hallelujah’, con la que se alza ganadora. Como no podía ser de otra manera, el videoclip de la canción de Lordi hace juego con la indumentaria de los componentes del grupo, que parecen auténticos muertos andantes. Merece la pena ver cómo siembran el terror en una escuela de secundaria en los apenas 3 minutos que dura la canción.

3. ‘Everybody’ (Backstreet Boys)
La boyband que invadió las carpetas de todas las chicas en los años 90 sorprendió con un videoclip de esos que no se olvidan. Brian, Nick, Howie, Kevin y A.J con su pinta de niños buenos, entran en una enorme y lúgubre mansión en la que pasan la noche más terrorífica de sus vidas. Simplemente, mítico.

2. ‘Sweet dreams’ (Marilyn Manson)
Si alguien no podía faltar en esta lista era él, el rey de lo macabro, Marilyn Manson. Su aspecto (y el de sus compañeros de grupo) ya anticipa el contenido de sus escalofriantes videoclips. Yo me he decantado por el de la canción ‘Sweet dreams’, uno de los mejores covers de la Historia, que nos regala imágenes horripilantes como Marilyn chillando desquiciado ataviado con un sucio vestido de novia. Sin embargo, igual de horribles (en el buen sentido) son los vídeos de ‘Personal Jesus’ y ‘The Beautiful People’.

1. ‘Thriller’ (Michael Jackson)
¡Ya estamos en la cima! Y solo había una persona merecedora de estar en la cúspide: Michael Jackson. Como seguramente no hace falta que os diga, Michael era un genio. Nadie cantaba como él, nadie bailaba como él y nadie tenía unos videoclips como los suyos. ‘Thriller’ es todo un referente de los videoclips de terror y el baile de los zombies protagonistas ha sido, posiblemente, uno de los más imitados del mundo. Más que un videoclip, parece una pequeña película que te deja sin aliento hasta el final. Michael, ¿por qué te marchaste tan pronto?