¿Merece la pena ver ‘Victor Frankenstein’?

Hacer una película sobre una historia tan conocida como la del monstruo de Frankenstein no es tarea fácil. Por eso, sentía mucha curiosidad por ‘Victor Frankenstein’ de Paul McGuigan, precuela en la que el doctor Frankenstein y su ayudante Igor son interpretados por dos de mis actores favoritos, James McAvoy y Daniel Radcliffe.

victor-frankenstein-radcliffe-mcavoy

Está bien arriesgar y eso es algo demostró Burr Steers con ‘Orgullo, prejuicio y zombies’ en su macabra versión de la novela más famosa de Jane Austen. McGuigan ha intentado hacer lo mismo con el clásico de Mary Shelley pero, en mi opinión, no con el mismo éxito. Si tuviera que resumir ‘Victor Frankenstein’ en una sola frase, la definiría como “una película que promete mucho y cumple poco”.

La primera parte de la cinta sí merece la pena, pues en ella profundizamos en el personaje de Igor Strausman (que en realidad no es Igor Strausman, pero eso ya lo veréis) de la mano de un expresivo y sensible Daniel Radcliffe. También me gusta la interpretación de Frankenstein de James McAvoy, que le aporta cierta rebeldía de la que carece en otras versiones del clásico y en el propio libro de Shelley. La película empieza así como una precuela original y divertida, en la que los inicios de la amistad entre el doctor y su ayudante se plantean de una forma diferente, mezclando el terror con el humor ácido.

igor-daniel-radcliffe

Bravo, Daniel, bravo.

Lo que bien comienza, no siempre bien acaba. Esta ‘comedia de terror’ va dejando paso a muchas (¡¡demasiadas!!) escenas de acción que distraen y abruman al espectador, perdiendo profundidad en los personajes y en tramas más interesantes como la relación de los protagonistas o la propia creación del monstruo. Y así es hasta el final, un desenlace un poco insípido y ligeramente abierto. O eso da a entender.

Respondiendo a la pregunta que se plantea en el título, sí, merece la pena ver ‘Victor Frankenstein’. Merece la pena siempre que no tengas nada mejor que hacer, claro.

‘Penny Dreadful’, homenaje al terror visual

Tras meses esperándolo, cuando por fin ha llegado el ansiado verano, a veces no sabemos en qué invertir nuestro tiempo libre. Aprovecho este post para daros una idea: Penny Dreadful.

Seguro que algunos conocéis esta serie cuya primera temporada acaba de llegar a su fin, pero otros no, ya que sus acciones de promoción y publicidad no han sido muy insistentes. Sea como sea, os aseguro que esta serie creada por John Logan (Gladiator, El aviador y El último samurai) y Sam Mendes (American Beauty y Revolutionary Road) no dejará indiferente a nadie y, para mí, ha sido todo un descubrimiento.

Penny Dreadful

Creo que que todos los amantes de la literatura fantástica y de terror disfrutarán con esta producción para el canal Showtime, que si por algo se caracteriza es precisamente por ese “terror visual”. Con esto me refiero a que el objetivo de la serie no es “dar miedo”, sino “hacer disfrutar con el miedo”. A través de míticos personajes como el monstruo de Frankenstein, Penny Dreadful hace gala del terror más sofisticado y muestra con gran belleza y exquisitez las distintas tramas. Precisamente, este es uno de los puntos fuertes de la serie, la convergencia de diversas historias muy conocidas popularmente, que están perfectamente hiladas entre sí.

Y al hablar de su gran poder visual, no podemos obviar el sublime trabajo de ambientación y fotografía. Cada uno de sus ocho capítulos es arte en sí mismo y corresponde a una pequeña píldora de cine. Todos los detalles están perfectamente cuidados, tanto en la vestimenta y maquillaje de los personajes como en los escenarios, que recrean el tenebroso Londres del XIX.

Pero, sin duda, una de las razones principales para ver Penny Dreadful es su reparto. Seguramente lo leeréis en otros artículos y foros, pero si hay alguien que destaca en esta serie es Eva Green (The dreamers, Sin City y Sombras Tenebrosas). La actriz, que interpreta a la misteriosa Vanessa Ives, pasa de dar vida a una distinguida y elegante dama a encarnar a una mujer poseída por el mismísimo demonio. Aun así, tampoco podemos olvidarnos de Josh Hartnett, que aunque no llega a la altura de Eva Green, nos regala una actuación bastante mejor que sus papeles en la industria hollywoodiense. Y, por si fuera poco, algunos rostros poco conocidos del reparto han sido todo un descubrimiento. Tal es el caso de Harry Treadaway, que se pone en la piel del doctor Frankenstein y refleja a la perfección la inocencia y a la vez sangre fría del icónico científico. Lo mismo sucede con Reeve Carney, que interpreta al bello y oscuro Dorian Gray y del que creo que habría sido el protagonista perfecto de la película inspirada en el libro de Oscar Wilde, sin menospreciar a Ben Barnes.

Dorian Gray (Reeve Carney) y Vanessa Ives (Eva Green), un tumultuoso romance en 'Penny Dreadful'

Dorian Gray (Reeve Carney) y Vanessa Ives (Eva Green), un tumultuoso romance en ‘Penny Dreadful’

En definitiva, creo que Penny Dreadful (título que hace referencia a las baratas revistas del siglo XIX que divertían a los británicos con tétricas y sangrientas historias) es toda una joya perfecta para todos aquellos a los que les gusta “saborear” el terror. Aunque se desconoce cuando será emitida en español, os recomiendo que la veais en versión original, y eso que yo disfruto mucho con las series y películas (bien)dobladas (de hecho, hay actores de doblaje buenísimos que, a veces, superan a los propios actores originales, como es el caso de Claudio Serrano, que mejora el personaje del doctor Derek Shepherd en Grey´s Anatomy). Pero, en este caso, merece la pena escuchar -y sentir- la voz de Eva Green, os lo aseguro.