Quiero ser Vanessa Ives

Hace un par de días me preguntaron por mis tres personajes de serie favoritos. El primero lo tuve claro: Daryl Dixon (‘The Walking Dead’). Para elegir un segundo personaje, recordé una de las series de mi adolescencia, ‘The O.C’, con la que conocí al actor Adam Brody, que me enamoró interpretando al adorable freak Seth Cohen. Y, cuando llegó el momento de elegir un tercero, en mi mente apareció la imagen de ella. ‘Penny Dreadful’ me gustó desde el principio y Vanessa Ives atrajo toda mi atención, desviándola incluso del dulce rostro de Dorian Gray o del rudo encanto de Ethan Chandler. Vanessa es la indiscutible protagonista de la serie (y ahora también de mi vida).

Hace bastante que no actualizo el blog y creo que no hay mejor forma de retomarlo que hablando de Miss Ives. He visto pocos personajes tan magnéticos como ella, que den tanta fuerza a una serie. Vanessa, yo quiero ser como .

Me gustas por tus modales, por tu forma de bucear en lo más alto de la sociedad británica envuelta en sobrios pero elegantes vestidos y con un regusto a champán en los labios. Con esos mismos modales te adentras también en los recovecos más oscuros de Londres, donde seres sin escrúpulos y con un pasado que ocultar vagan entre las sombras.

vanessa ives

Me gustas por tu sensibilidad, por tu amor hacia la cultura y la poesía, por tu delicadeza y porque aprecias detalles que para muchos pasan desapercibidos. 

Me gustas porque eres una mujer fuerte y decidida que no necesita que ningún hombre cuide de ella o la rescate. Eres tú quién salva vidas, quién camina hacia el bien a pesar de las tentaciones del mal.

vanessa ives y clare penny dreadful

Me gustas porque no tienes prejuicios hacia nada ni hacia nadie. Valoras el fondo de las personas y no las cicatrices de su rostro. Ves belleza donde otros solo ven horror.

Me gustas porque eres una mujer libre. A veces eres como una ola desbocada que se estrella en las rocas con pasión y disfrutas del sexo sin pensar en el mañana. Otras veces, eres soñadora y le das una oportunidad al amor, a compartir la vida con alguien. Pero siempre eres la dueña de tu destino.

vanessa ives y dorian gray penny dreadful

Me gustas porque eres tú misma, por tu mirada verde azulada, por tu sonrisa torcida. Me gustas incluso cuando estás poseída, muy lejos de este mundo. Me gustas porque emites luz propia, una luz oscura y contundente.

Me gustas porque eres poderosa, porque para ti no hay poder más fuerte que la lealtad.

vanessa ives gif

Anuncios

‘Penny Dreadful’, homenaje al terror visual

Tras meses esperándolo, cuando por fin ha llegado el ansiado verano, a veces no sabemos en qué invertir nuestro tiempo libre. Aprovecho este post para daros una idea: Penny Dreadful.

Seguro que algunos conocéis esta serie cuya primera temporada acaba de llegar a su fin, pero otros no, ya que sus acciones de promoción y publicidad no han sido muy insistentes. Sea como sea, os aseguro que esta serie creada por John Logan (Gladiator, El aviador y El último samurai) y Sam Mendes (American Beauty y Revolutionary Road) no dejará indiferente a nadie y, para mí, ha sido todo un descubrimiento.

Penny Dreadful

Creo que que todos los amantes de la literatura fantástica y de terror disfrutarán con esta producción para el canal Showtime, que si por algo se caracteriza es precisamente por ese “terror visual”. Con esto me refiero a que el objetivo de la serie no es “dar miedo”, sino “hacer disfrutar con el miedo”. A través de míticos personajes como el monstruo de Frankenstein, Penny Dreadful hace gala del terror más sofisticado y muestra con gran belleza y exquisitez las distintas tramas. Precisamente, este es uno de los puntos fuertes de la serie, la convergencia de diversas historias muy conocidas popularmente, que están perfectamente hiladas entre sí.

Y al hablar de su gran poder visual, no podemos obviar el sublime trabajo de ambientación y fotografía. Cada uno de sus ocho capítulos es arte en sí mismo y corresponde a una pequeña píldora de cine. Todos los detalles están perfectamente cuidados, tanto en la vestimenta y maquillaje de los personajes como en los escenarios, que recrean el tenebroso Londres del XIX.

Pero, sin duda, una de las razones principales para ver Penny Dreadful es su reparto. Seguramente lo leeréis en otros artículos y foros, pero si hay alguien que destaca en esta serie es Eva Green (The dreamers, Sin City y Sombras Tenebrosas). La actriz, que interpreta a la misteriosa Vanessa Ives, pasa de dar vida a una distinguida y elegante dama a encarnar a una mujer poseída por el mismísimo demonio. Aun así, tampoco podemos olvidarnos de Josh Hartnett, que aunque no llega a la altura de Eva Green, nos regala una actuación bastante mejor que sus papeles en la industria hollywoodiense. Y, por si fuera poco, algunos rostros poco conocidos del reparto han sido todo un descubrimiento. Tal es el caso de Harry Treadaway, que se pone en la piel del doctor Frankenstein y refleja a la perfección la inocencia y a la vez sangre fría del icónico científico. Lo mismo sucede con Reeve Carney, que interpreta al bello y oscuro Dorian Gray y del que creo que habría sido el protagonista perfecto de la película inspirada en el libro de Oscar Wilde, sin menospreciar a Ben Barnes.

Dorian Gray (Reeve Carney) y Vanessa Ives (Eva Green), un tumultuoso romance en 'Penny Dreadful'

Dorian Gray (Reeve Carney) y Vanessa Ives (Eva Green), un tumultuoso romance en ‘Penny Dreadful’

En definitiva, creo que Penny Dreadful (título que hace referencia a las baratas revistas del siglo XIX que divertían a los británicos con tétricas y sangrientas historias) es toda una joya perfecta para todos aquellos a los que les gusta “saborear” el terror. Aunque se desconoce cuando será emitida en español, os recomiendo que la veais en versión original, y eso que yo disfruto mucho con las series y películas (bien)dobladas (de hecho, hay actores de doblaje buenísimos que, a veces, superan a los propios actores originales, como es el caso de Claudio Serrano, que mejora el personaje del doctor Derek Shepherd en Grey´s Anatomy). Pero, en este caso, merece la pena escuchar -y sentir- la voz de Eva Green, os lo aseguro.